Martes 25 de Enero de 2022

Hoy es Martes 25 de Enero de 2022 y son las 08:21 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

EL CLIMA

16 de diciembre de 2021

La clase media argenta, está empobrecida y acosada por la pandemia, se restringen hasta para comer.

La actual crisis económica genera que las familias con ingresos estables deban controlar cada centavo que destinan a necesidades básicas. Cambiar el auto, terminar la casa propia, salir a comer o comprar ropa son los recortes hogareños más repetidos. Comer carne, resulta un "lujo" de los nuevos pobres.
Editorial del periodista Oscar Muñoz. Jueves 16 de diciembre de 2021.

Por estos días, el ingeniero nacido en España y criado en Francia, ahora con tan solo 39 años, es un empresario de Silicon Valley, EEUU, donde está radicado.

Se trata de Tomás Pueyo, que volvió a ser noticia internacional, fue una de las primeras voces que se alzaron para advertir de lo que se nos venía encima.

A principios de marzo de 2020, cuando medio mundo todavía miraba al "virus chino" como algo lejano, este ingeniero experto en crecimientos exponenciales.

Alertaba de que "o se luchaba duro o los países sufrirían una epidemia masiva con cientos de miles de muertos".

Lamentablemente acertó y no falló. Ahora Tomás Pueyo vuelve a avisar: "Estamos como entonces, cometiendo los mismos errores. Y la nueva variante del coronavirus puede provocar un pico de casos mayor que el de marzo", asegura.

"Es como volver a empezar a enfrentarse a una nueva pandemia y ahora –anuncia- la carrera va a ser entre las vacunas y la nueva cepa".

En un nuevo texto titulado "La pregunta Ómicron".

Pueyo profundiza en lo que llama “la paradoja del virus aterrador”. Y está formada por dos números relevantes en epidemiología.

Uno es la tasa de transmisión, que dice cuántas personas se van a contagiar con un virus y cuán difícil va a ser pelear contra él.

Y la tasa de mortalidad, que contabiliza justamente qué porcentaje fallece.

Con toda esta información, ¿cuál es la conclusión a la que llega el "gurú" Pueyo?.

Que, si no tuvimos Covid antes, nos vamos a contagiar. Dice “Solo podés escaparte si te encerras.

En el momento en que volvés a la sociedad, estarás expuesto”, expresa Pueyo, quien fue muy crítico de la gestión Argentina de la pandemia con la larga cuarentena.

Mientras tanto, Pueyo dice que hace lo que podría ser una recomendación para todos: darse su dosis de refuerzo, volver a ponerse el barbijo, evitar las fiestas en lugares cerrados y vacunar a sus hijos.

Ahora volviendo a santacruzlandia dicen que hay “turnos disponibles para la localidad de Río Gallegos”.

Consulten, cómo vacunarse, y si les toca el refuerzo, porque hay cientos de miles de vacunas guardadas.

Por eso vean www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 706.437 vacunas (ingresaron en las últimas horas a la provincia 14.040 vacunas).

Y aplico de la 1er dosis 281.647 y de 2da3ra dosis y refuerzo 229.820.

Desde el año pasado se vacunaron a 543.035 personas. personas.

En Santa Cruz, hay guardadas según el monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, 163.402 vacunas.

Y extraoficialmente, se aplicaron desde la última actualización aproximadamente (2.817).

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 116.874 los muertos en todo el país. (hoy 19).

Resulta que se conoce, que las familias de clase media empobrecida se restringen hasta para comer y vestirse.

Según escribía la periodista de la universidad de Cuyo, Zulema Usach.

Diciendo que la actual crisis económica genera que las familias con ingresos estables deban controlar cada centavo que destinan a necesidades básicas.

Cambiar el auto, terminar la casa propia, salir a comer o comprar ropa son los recortes hogareños más repetidos. O comer carne, resulta un "lujo" de los nuevos pobres.

Sin duda, que la actual crisis ha opacado la vida cotidiana de millones de personas en el país, no es solo un hecho que se traduce en las estadísticas e informes (oficiales o no) sobre la pobreza en Argentina.

De hecho, la preocupación es tan grande que en las charlas de todos los días las palabras “plata”, “precios” e “inflación” parecen ser infaltables.

En la mesa familiar y en cada decisión de aquellas personas que se empobrecieron en los últimos años a pesar de contar con un trabajo estable.

O haber logrado sostener un emprendimiento, las cuentas no cierran.

Si bien en el interior de los hogares, cada realidad es única, una misma matriz es compartida por millones. Los ingresos, para la clase media, no alcanzan.

El empobrecimiento generado en manos de la inflación (que va muy por delante de los ingresos).

Hace ajustar cinturones y modificar hábitos de consumo en todas las esferas de la vida. Más bien, el desafío actual de quienes hoy rozan la línea de la pobreza, es poder llegar a fin de mes con todas sus cuentas pagas.

Y satisfacer las necesidades habitacionales, de alimento, vestimenta, transporte y educación de su familia.

El informe sobre pobreza que dio a conocer esta semana la Universidad Católica Argentina (UCA).

Mostró, no sólo el franco deterioro que han sufrido las familias de menos recursos (43%) de la población del país, con un impacto directo en la infancia.

Aquellas esferas consideradas “intermedias” en relación a sus ingresos y capacidad de respuesta económica frente a las necesidades básicas, señala la investigación.

Tampoco ha quedado exenta. En este sentido, el estudio refleja que se registró una leve mejoría, las condiciones siguen mucho peor que en 2019.

Las familias consideradas “tipo”, integradas por papá, mamá y dos hijos y cuyos adultos responsables cuentan con un empleo formal, tampoco quedaron fuera del “coletazo” que provocó la actual crisis.

Agravada por el contexto de pandemia. Hoy, más de 150 mil pesos logrados entre ambos en base a muchas horas de esfuerzos y sacrificios no alcanzan.

La capacidad de ahorro se quebró y tal vez como en 2001, la ropa usada es vista con buenos ojos para quienes acostumbraron a volver a casa con bolsas de los paseos de compra más coquetos.

Las salidas a comer afuera ya quedaron como un “lujo” que se da cada dos meses o más.

Cambiar el auto o aspirar a comprar un nuevo electrodoméstico hoy es “algo para dejar hacia más adelante”.

Porque en realidad, la compra con tarjeta de crédito está destinada a la mercadería para poder comer.

Ahora se evita comer asado cada domingo; el objetivo es abstenerse de pensar en un costillar o de aquella gran bandeja de milanesas de nalga de primera.

Los cortes más buscados son los de segunda, para la clase media y los huesos, menudos o achuras son llevados por las familias más pobres.

Y para finalizar, qué mejor que usar la estadística reciente, una familia de cuatro integrantes necesitó en noviembre un ingreso de 73.917,81 pesos para no ser pobre.

De acuerdo con la Canasta Básica Total (CBT) integrada por alimentos y artículos de primera necesidad, que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Esto significó un incremento del 2,1%, atención no incluye la vivienda y otros ítem.

De este modo, la Canasta Básica Total aumentó en noviembre 42,8% en relación al mismo mes de 2020.

Y según la información oficial, para no ser indigente, una familia tipo -también de cuatro integrantes- requirió un ingreso de 31.724 pesos, registrando una suba del 2,6% con relación al mes anterior.

En comparación con noviembre de 2020, la denominada Canasta Básica Alimentaria (CBA) acumuló un ajuste de 47,1%.

Siempre según la estadística oficial, atrás quedarán los supuestos aumentos del 5% en cuotas otorgados aquí en Santa Cruz, pero está todo bárbaro.

Que siga la fiesta, la cumbia y el rap, el 20 nos vemos nuevamente en la fila del supermercado, con el changuito a medio llenar…

Que Dios nos ayude o en quien ustedes crean, muchas gracias.

Accede a la editorial del periodista Oscar Muñoz. Jueves 16 de diciembre de 2021.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!