Miércoles 26 de Enero de 2022

Hoy es Miércoles 26 de Enero de 2022 y son las 17:16 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

EL CLIMA

2 de diciembre de 2021

Demasiados billetes, para comprar muy poco…

El Gobierno navega en contradicciones de la vida diaria, inspiradas en un reality show de tv berreta. ¿A quien castiga los costos de algunas medidas?.
Vuelos domésticos prohibitivos, que poco importa a los políticos, Cristina Elizabet Fernández o el Pte Alberto Fernádez vuelan gratis en los aviones del Estado, que les pagamos todos. Enojo y prejuicios militantes sobre la clase media, que les dio la espalda con los votos. Y como siempre, el que se termina embromando y con la ley del agua y el ajo, es el ciudadano de a pie, no militante.
Editorial del periodista Oscar Muñoz. Jueves 02 diciembre 2021

La Argentina ha vuelto, al menos por ahora, a la normalidad, es decir la mayoría de la población está en el límite de la pobreza y la indigencia.

El ejemplo que revela esto, son por caso, las ventas de productos básicos como harina, azúcar, aceite, arroz, fideos y latas de tomates, que cayó en los primeros 9 meses de 2021 un 10%.

Es decir, la triste realidad, que sufre casi un 70% de la ciudadanía.  

El discurso oficial, desde los tres niveles de Estado, -salvo alguna honrosa excepción- es casi como volver al punto de inicio.

Y por ello, inducen desde la cadena de la alegría y le animo rentada, que todo se debe obligadamente a las buenas noticias, que hay por la exitosa gestión de gobierno. 

Pero suponer que “ya está, que acá no pasó nada, o que ya lo arreglamos” implica subestimar el impacto, en los más de 5,3 millones de enfermos que hubo.

La cifra que holgadamente describe a los más de 116 mil muertos, solo por el virus, marca que nadie podrá olvidar, que fue uno de los procesos más angustiantes de la historia económica y social de Argentina.

Que afectó y continúa aún hoy día, castigando a la mayoría de los ciudadanos.

Ahora, en las clases sociales que menos se pudieron defender, los jubilados y asalariados, comienza en realidad, la cuarentena económica.

Por restricción de poder adquisitivo, frente a una inflación que para la mayoría de los consumidores está fuera de control, y este 30% de ciudadanos argentinos, están sumados a “la fiesta”.

Que cada vez abarca a menos, al menos por ahora.

Para la gran mayoría, como dice el especialista Guillermo Oliveto, la preocupación diaria continúa estando limitada al ámbito de cómo sostener dignamente el funcionamiento hogareño.

Su día a día, pasa por lo más básico, por “la comida”.

Productos como el queso, el yogur y la carne de vaca, que, entre otros, se han transformado en excepciones de carácter suntuoso.

Las estadísticas del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, lo confirman.

Hoy se consumen en el país 47 kilos de carne de vaca por habitante por año.

Un 6% menos que el año pasado, un 18% menos que en 2018 y un 32% menos que en 2008.

Por si alguien duda, es el registro de consumo más bajo de la historia nacional.

Y si tomamos distancia de la coyuntura y miramos con un poco más de perspectiva, podemos comprender mejor lo que ocurre.

Entre los años 2012 y 2021, aun recuperando 10% este año, la economía cayó 5% de punta a punta.

Después de una década, la torta económica de reparto es más chica.

Y si la hacemos por habitante, el número es obviamente peor, dado que la población crece 1% por año. La caída da 14% en 10 años. 

Además, durante el mismo período la inflación fue del 2300% acumulado y el mercado de consumo masivo –alimentos, bebidas, cosmética y limpieza- se redujo 13%.

Actualmente, la mayoría de los economistas argentinos proyecta una inflación cercana al 52% para el año 2022.

Y un crecimiento del 2%, de acuerdo con el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publicó el Banco Central en octubre. 

Por tanto, no se advierte ningún respiro en el horizonte cercano, de la vida del ciudadano de a pie.

El camino para salir de la actual situación será, una vez más, espinoso y penoso.

Y ya, la gente lo sabe, lo intuye, porque muchos, demasiados, vieron esta misma película.

Atención señores, la pandemia no desaparece por decreto, el mundo entero sigue preocupado.

Mientras que aquí en santacruzlandia, no queda otra, que consultar, como pueden vacunarse.

Y si les corresponde el refuerzo, a pesar que haya cientos de miles de vacunas, solo queda ir a www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

 

Hasta este momento llegaron -684.197 vacunas.

Y aplico de la 1er dosis -276.930  y de 2da3ra dosis y refuerzo -218.362.

Desde el año pasado se vacunaron a -514.792 personas. 

En Santa Cruz, hay guardadas según el monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, -169.405 vacunas.

Y extraoficialmente, se aplicaron desde la última actualización aproximadamente ( 3.798).

 

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 116.617 los muertos en todo el país. (hoy 23).

Continuemos... Según los primeros cálculos anticipatorios disponibles, de la consultora Eco Go, la inflación minorista tuvo un salto en la última semana de noviembre (+1,6%).

Lo que habría llevado el aumento promedio del mes a 3,2% con una suba de 3,9% en alimentos, habrá que ver que verá el INDEC cuando anuncie la inflación del pasado mes.

Para algunos, es el mejor mes del año, para otros tantos en los que me incluyo, la desesperación del paso inexorable de otro año más, que, de una u otra forma, indica, que se está en tiempo de descuento, para aquellos que somos ya viejos.

Este diciembre en Argentina, que aparenta estar más cargado de incertidumbre que otros, también se cumplen dos décadas de los trágicos sucesos de 2001.

Ese es el año que,  fue en algún momento cercano, usado en campaña electoral del oficialismo, como que podía replicarse, sino lo votaban.

Fue usado para asustar, ahora retorna como un bumerang, que amenaza a este cuarto gobierno k.

Y para ser franco, el solo recordar, o pensar en un rebrote de ese tipo sensibiliza, y eriza la piel.

Conviene en estos días finales de Noticias en la Red, ejercer el derecho a la memoria. Según la fábula k, la deuda tomada por el gobierno del Pdte Macri, fue parte de una conspiración para que grupos de poderosos, amigos de Cambiemos, se quedaran con los millones del FMI.

Es decir, que la mayor parte de los 44 mil millones de dólares habrían terminado en los bolsillos del exmandatario y sus amigos.

Otra de las grandes mentiras de Cristina Elizabet Fernández y Alberto Fernández, que repiten como loros, a los militantes que nada piensan.

Los cultores de ese embuste procuran desconocer que esos 44 mil millones de dólares fueron destinados a pagar vencimientos de la gigantesca deuda pública.

Que se incrementó durante los ocho años de gestión de Cristina Elizabet Fernádez y los desastres económicos de Axel Kicillof y los fracasados que los rodeaban.

Según el economista Alfonso Prat-Gay, durante los dos mandatos presidenciales de Cristina Elizabet Fernández.

La deuda pública pasó de unos 137.000 millones de dólares a unos 265.000 millones, en tanto que durante los cuatro años del gobierno de Macri, se elevó hasta alrededor de 320.000 millones.

Para repagar la deuda enorme K, más sumado a los desequilibrios que tuvo la economía.

El Gobierno nacional, para usar una metáfora náutica, navega así entre contradicciones de la vida diaria, muchas de ellas, realmente inspiradas en un reality shows de tv berreta.

Pero con un agregado de condimentos que indisimuladamente, incluye demasiados prejuicios ideológicos sobre a quien castigan los costos de algunas medidas. 

Para prueba, el último ejemplo, la compra de pasajes en cuotas, que como una nueva restricción o cepo frente a la falta de dólares en el Banco Central.

Terminó impactando en los vuelos domésticos, que se han transformado en prohibitivos para los habitantes de esta extensa Argentina, que poco le importa a los políticos.

Como Cristina Elizabet Fernández o el propio Alberto Fernádez, que vuelan gratis en los aviones de la flota del Estado, que les pagamos todos.

Y que el resto no podemos darnos el lujo de usar por el alto costo de los ticket aéreos.

Averigüen si tienen dudas, un pasaje ida y vuelta a Bs As desde Río Gallegos, es de 37 mil pesos y puede llegar hasta 45 mil pesos.

Obvio, clase súper turista, sin opción, echaron a LATAM y no llega ninguna empresa a Santa Cruz, salvo en la República independiente de El Calafate, ninguna otra aerolínea.

Y esto se llama oligopolio populista estatal.

Luego vino la explicación del gobierno nacional que empezó siendo técnica y terminó exponiendo enojo y prejuicios militantes, sobre la clase media argenta. Que les dio la espalda con los votos.

Y como siempre, el que se termina embromando y con la ley del agua y el ajo, es el ciudadano de a pie, no militante.

Que Dios nos ayude o en quienes ustedes crean, muchas gracias.

Accede a la editorial del periodista Oscar Muñoz. Jueves 02 diciembre 2021

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!