Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 17:20 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

Lluvia débil

10 de noviembre de 2021

En ciudad gótica, (Río Gallegos), todo puede pasar…

El choque frontal, está a la vuelta de la esquina.
No verlo, es estar negado de la realidad, o ser un político oficialista, que sigue haciendo populismo berreta, sin plata, o mejor dicho con muchos billetes devaluados.
Que terminan castigando al ciudadano de a pie, con el peor impuesto que puede atacar a los más desposeídos, la inflación.
Editorial del periodista Oscar Muñoz. Miércoles 10 de noviembre de 2021.

A modo de mal augurio, -porque la situación en el país, no permite, ser optimista, en nada-, los grupos de atención y análisis, dicen.

No es mucho lo que puede hacerse hasta el 15 de noviembre, ahora solo se sabe que viviremos con la sensación social de “incertidumbre”.

Confiemos, que esto no sea la antesala y que no pasemos a “pánico”.

Como en otros momentos difíciles de la historia económica Argentina, la situación preelectoral encuentra al Gobierno nacional, arañando el fondo de la lata de las reservas del Banco Central.

Con el dólar oficial atrasado, con las tarifas de luz, gas y transporte congeladas (también los precios de la nafta.

Que según el titular de YPF Pablo González, el litro de combustible debería estar unos $340).

Y dando manotazos para congelar los precios de los alimentos, los remedios, la ropa, con los subsidios que siguen por doquier, con 20 millones de planes sociales.

50% de pobres e indigentes, y sin un plan económico coherente, el choque frontal, está a la vuelta de la esquina.

No verlo, es estar negado de la realidad, o ser un político oficialista, que sigue haciendo populismo berreta, sin plata, o mejor dicho con muchos billetes devaluados.

Que terminan castigando al ciudadano de a pie, con el peor impuesto que puede atacar a los más desposeídos, la inflación.

Parece que la cumbia o el rap berreta, en las intendencias k de la pcia de Bs As, como en ciudad gótica, cura todo, pero no.

La ciudad gótica, Río Gallegos, tiene un guasón, un pingüino y un acertijo, que dicen que todo lo que hacen es para darle felicidad, a los ciudadanos de a pie.

Mientras, que a pocas cuadras del centro, la pobreza, de una trompada en el medio de la cara.

Calles de tierra, sin agua, sin gas, sin cloacas, sin luz, sin atención médica, sin seguridad y todo tras 38 años de peronismo, kirchnerismo, cristinismo y los lacayos del poder.

Todo un buen ejemplo de ciudad gótica, pero que, al contrario del cómic, no tenemos la protección de Batman, nunca lo vimos, ni siquiera la luz que se usa para llamarlo.

Solo carteles de led, monumentos extravagantes y pasto sintético.

Nadie nos cuida de los criminales maniáticos, de las pandillas de los militantes y de las turbas violentas que asolan sus destruidas calles.

Pero aquí, se gastan millones, con el pretexto de darle felicidad a la majada ovejuna riogalleguense.

Que consume ávida los espectáculos musicales, aunque difícilmente escuche y entienda las gansadas del que canta.

Pero en el fondo, es irremediablemente perverso que esos millones que se gastan, salgan de la misma ventanilla, con la que se tiene que atender. Sueldos, salud, jubilaciones, remedios, vacunas, y asistencia social.

En síntesis y bajo la consideración del economista Gabriel Rubinstein, que explica a la perfección esta situación.

Puede inferirse, que gran parte de la inflación local es producida por la emisión monetaria que produce el déficit fiscal, del Gobierno nacional, los gobiernos provinciales y municipales.

Para frenar o amortiguar este daño, es condición “necesaria” para bajar la inflación, eliminar el financiamiento monetario del déficit fiscal.

(Y como el riesgo país es exorbitante, hay que anular el déficit fiscal, es decir gastar más de lo que se recauda).

Y para completar las condiciones “ineludibles”, habría que estabilizar el dólar y combatir con los mecanismos indexatorios, que ya están sin control.

Si el gobierno nacional quiere bajar la inflación, de esas cosas se debería preocupar. 

Correspondería que el gobierno en sus tres niveles, deje de pensar como mala palabra, a la “competitividad”.

Que no es más que la capacidad que posee una persona, el Estado o empresa para posicionarse por delante de sus competidores, consiguiendo una mejor posición frente a ellos.

Algo tan sencillo, como brindar más y mejores productos y servicios, claro que visto desde Santa Cruz, o desde Río Gallegos, parece una fantasía delirante.

Que son solo una máquina de gastar dinero devaluado y no producir nada útil, ni para sí, ni para el país.

Dejar el populismo y las teorías “terraplanistas”, no vivimos en un mundo plano, la tierra es definitivamente esférica y por tanto hay que quitarse las anteojeras de populismo berreta. Y ver el mundo tal cual es.

No podemos usar como ejemplo de calidad de vida, a Cuba, Venezuela, o Nicaragua, ni tampoco el comunismo de China y Rusia, porque tampoco les va tan bien.

Sencillamente debemos mirar a la Argentina, los países libres y prósperos y ponerse a trabajar.

Según el periodista Sergio Crivelli, uno de los tantos errores de Cristina Elizabet Fernández, fue que no le permitió al pdte Alberto Ferbabdez.

Y seguramente él mismo se negó  a hacer el ajuste que el Pdte Macri había dejado pendiente.

Con esa negativa, definitivamente, agravó la situación.

Y esto se potenció, porque nunca tuvieron un plan de estabilización; y de haberlo elaborado, hubiera significado, tener un programa de ajuste, que ellos, el instituto patria, lo consideran mala palabra.

Alberto Fernández, cumpliendo las órdenes de Cristina Elizabet Fernández, al contrario, aumentó el gasto público, emitió para “financiarlo” y reforzó los controles.

Pero no pudo atenuar el deterioro de las variables macroeconómicas.

Ese quebranto, desbordó en el último tramo de la campaña de las PASO, con alta inflación, caída de las jubilaciones y los salarios y del consumo.

Comenzando por amenazar con un estallido cambiario. Todo mal, en el peor momento.

Y tratando de ver, hacia adelante, cualquiera que sea el resultado electoral, de este domingo 14 de noviembre, el ajuste fiscal ya resulta inevitable.

El problema es quién lo hará en medio del desgobierno oficialista, que se vive. 

Un oficialismo en el que gobernadores e intendentes distribuyen “platita” para calmar los ánimos electorales, hacer obras innecesarias.

Mientras los piqueteros cortan calles y puentes enfureciendo a los que quieren circular y tienen que votar el domingo.

Además, ya no se oculta el malestar de algunos intendentes, que sufren homicidios, robos, violaciones, y usurpaciones, y cargan contra las “organizaciones sociales de izquierda K”.

Financiadas por el propio gobierno nacional, que se han dado cuenta, que no se sabe para quién juegan. 

El gobierno ya demostró su impotencia para frenar ese caos.

Y no parece probable que después de una factible, nueva derrota, broten las condiciones para ponerle fin a estos y otros dramas que vive el argentino de a pie.

Regreso al tema vacunas, en la provincia, deben estar muy atentos a la página www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Y sino pregunten dónde se vacuna, si les corresponde o no el refuerzo, el Estado no avisa, pregunten, presionen, por la recibir la dosis de refuerzo.

Hasta este momento llegaron -634.032 vacunas.

Y aplico de la 1er dosis -262.385 y de 2da dosis -191.789 Desde el año pasado se vacuno a -456.920 personas.

Hay guardadas, en Santa Cruz, conforme al monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, -177.112 vacunas.

Y se aplicaron desde la última actualización aproximadamente (2.518)

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 116.184 los muertos en todo el país. (hoy 19).

Finalmente leía al escritor y periodista Joaquín Morales Solá, que citaba a Ortega y Gasset, el cual decía.

“Que los problemas irresueltos urden su venganza”.

Y sucedió la venganza del auge del delito en el cinturón de pobreza que rodea a la capital del país. La provincia de Bs As.

Pero es importante mencionar, que la inseguridad nunca fue una prioridad en el discurso del k.

De eso no habla (ni habló) Alberto Fernández ni Cristina Elizabet Fernández, ni Máximo Kirchner, ni Axel Kicillof.

Tampoco fue una prioridad en los hechos. Solo hubo discusiones entre ellos sobre si la política frente al delito debía ser más o menos garantista. Palabras nada más.

No puede decirse que fue inesperadamente, estaba oculta, barrida bajo la alfombra del relato, pero esta grave situación, explotó en el cierre de campaña.

La inseguridad, es un problema sin solución, porque la palabra represión, está ideológicamente negada, en el discurso populista k.

Aunque se trate de reprimir a simples ladrones, que no advierten la definitiva diferencia entre la vida y la muerte, de aquel que cae bajo sus garras.

Pero bien sabido es que la memoria del argento, el lábil, insignificante, mañana estaremos hablando de otro hecho, normalizando que nadie esté preso por la corrupción.

Las tragedias que han ocurrido en los últimos años, por eso, el voto el domingo 14, vale doble, por el presente y para abrir paso a un futuro.

Que Dios nos ayude en quien ustedes crean, muchas gracias.

Accede a la editorial del periodista Oscar Muñoz. Miércoles 10 de noviembre de 2021.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!