Lunes 29 de Noviembre de 2021

Hoy es Lunes 29 de Noviembre de 2021 y son las 12:15 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

Lluvia débil

25 de octubre de 2021

La realidad, aplasta al relato.

El desfasaje es brutal, y como se devalúa el peso con algunos ejemplos muy elocuentes. Con lo que costaba un auto OKm en 2011 hoy se pueden comprar apenas 3 cubiertas, o dos pares de zapatillas. Lo que se pagaba por un celular hace una década es igual a un kilo de yerba por estos días, y el precio de un lavarropas de hace una década es igual al costo de dos kilos de asado en 2021. Una vez más, la realidad aplasta al relato.
Editorial del periodista Oscar Muñoz, lunes 25 octubre de 2021.

Nada es descolgado en santacruzlandia, tierra del viento, el frío, la nieve, en síntesis, de lo impredecible climáticamente hablando, pero nada es suficiente.

El relato, puede llegar a justificar lo normal y corriente, en la explicación rayana a lo absurdo y grotesco. 

Suponer que cuando se instaló el Sistema interconectado regional, que se engancha con el Nacional, y que costó cientos de miles de millones de dólares.

Bienvenido que fue, no deja de sorprender, porque ya se habían usado las excusas, de la humedad, el frío, la escarcha.

Pero cuando dicen que el viento, provoca que los cables de alta tensión se toquen y produzcan cortes de protección.

Que dejan a la ciudad capital de la provincia y sus más de 140 mil habitantes, sin servicio por horas, es realmente increíble.

Cuanto menos si se ve que países con peores inclemencias de vientos, no tienen esos inconvenientes, potencia la sospecha, que una vez más, se hizo todo mal y que lo atan con alambre.

Porque se robaron el resto de la licitación con la cual fueron realizados los trabajos de tendidos.

Nadie dice que no pueda suceder, un imponderable, pero cuando son constantes, sepan disculpar estas presunciones conspirativas, que me dejan sin luz, por horas.

Una vez más tras el anunciado temporal de viento, del cual hacía una semana se venía advirtiendo, línea operada por Transpa, -nombre que genera idea de trampa-.

Entre la Esperanza y Río Gallegos, por los vientos cruzados y el balanceo de los cables, se cortó nuevamente la luz.

La próxima vez serán otra vez los aguiluchos suicidas, que se inmolan contra los cables, o vaya a saber que otra poca creativa excusa.

No importa cuando se lea o se escuche este texto, volverá a pasar y siempre la culpa será de otro.

El periodista Sergio Suppo, a pocas semanas de las elecciones, escribió, sobre lo que él considera, que es el síndrome del gobierno vacío.

Para ejemplificar, uso un recuerdo que instruye sobre estos días.

El tono dramático con el que los protagonistas de la política, economistas, analistas de la Argentina, empuja a pensar que luego de las elecciones del 14 de noviembre.

Ocurrirá en forma insalvable una catástrofe institucional.

El enojo de gran parte de la ciudadanía con los gobiernos, en sus tres niveles, no es nuevo, los oficialismos perdieron tres de las últimas cuatro elecciones. Pero no es nada nuevo.

Una vez más, el oficialismo, puede perder las elecciones. Y no es extraño, al menos no debería serlo.

Ahora bien, lo cierto es que la tempestad dentro del gobierno, provocada por Cristina Elizabet Fernández contra el pdte. Alberto Fernández.

Hace suponer que no se detendrá y que seguirá enfrentándolo, y si el resultado es adverso, habrá una situación de mayor debilidad.

Si se mantiene el abrumador rechazo que recibió Alberto Fernández en las elecciones primarias.

Y peor, si se siguen ampliando las discrepancias internas de la coalición peronista, que lidera o capitaneaba el cristinismo, si se repiten los resultados.

Es más que claro a esta altura de la campaña electoral, que tanto el gobierno nacional, el de Santa Cruz, como el de ciudad gótica, Río Gallegos.

No registraron lo que ocurrió en las primarias del mes de septiembre, al contrario lo soslayaron, ignorando todo, persistiendo en sus caprichos y errores de gestión.

Por tanto, debería haber sorpresas, aunque sí alguna modificación.

Las PASO ya avisaron que el ciudadano medio argento pena los errores en el manejo de la pandemia, la vacunación y la desatención de la inflación, el congelamiento es tardío y poco ofrece en verdad.

Ya hay encuestas tempranas, hablando que, en el mejor de los casos, el Frente de Todos puede aspirar a descontar la desventaja de las elecciones primarias.

Con un poco de ayuda de los dioses del olimpo, empatar o ganar a lo Pirro, por mínima diferencia, en la determinante provincia de Bs As.

Y al revés, la oposición de Juntos por el Cambio, podría obtener una victoria que tal vez, podría, en algunos casos limitar al Gobierno en el Congreso.

Y así dará evidencia de pelear por el poder en las elecciones del año 2023, aunque es tanto lo que falta, que es una eternidad en la Argentina de hoy.

Pero, no es todo, es lo más importante, léase bancas en diputados y senadores, que limiten las ambiciones autocráticas de Cristina Elizabet Fernández.

El problema central, crucial, es para todos los argentinos de buena cuna, y es que el Gobierno nacional, tiene otra fatal amplitud, más allá de perder una nueva elección.

Son los gravísimos problemas económicos, sociales, con millones de pobres e indigentes, aislados del mundo, y con billones de pesos emitidos sin respaldo.

Esos son problemas, que, para males, están en manos de gente con debilidad política de origen.

Este es el drama, más allá de lo que puede implicar una nueva derrota, del cristinismo, la Campora y lo que queda del ex pj.

Con más de 140 mil vacunas sin aplicar, Las autoridades de Santa Cruz, continúan con la quiniela de turnos:

www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 560.001vacunas.

Y aplico de la 1er dosis -240.138 y de 2da dosis -176.919.

Desde el año pasado se vacunaron a 412.253 personas. 

Hay guardadas, en Santa Cruz, conforme al monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, 141.680 vacunas.

Y se aplicaron desde la última actualización aproximadamente a 6.000 personas.

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 115.851 los muertos en todo el país. (hoy 25).

En una investigación periodista de Ximena Casas, para el sitio Infobae, daba cuenta que los argentinos estamos (mal) acostumbrados hace décadas a convivir con la inflación. 

El simple ejercicio de mirar diez años hacia atrás y comparar los precios, en valores nominales, de esa época y los actuales permite cifrar la devastadora devaluación del peso argentino. 

En 2011, se podía llenar un changuito con casi 60 productos de primeras marcas por $1.000, incluyendo varios kilos de carnes, verduras, alimentos básicos, bebidas y productos de higiene y limpieza.

Pero si hoy se quisiera repetir esa misma compra, costaría más de $18.000. 

También se puede hacer otra penosa comparación.

Si en 2011 se podían comprar casi 60 productos con $1.000, esa misma cifra al presente, sólo alcanza apenas para un kilo de asado, un pote de queso crema y un kilo de sal. O para una única botella de aceite oliva.

Si hay más invitados al asado y se quieren comprar dos kilos de carne, hay que pensar en 1.200 pesos.

Y si el bebé necesita un nuevo paquete de pañales descartables habrá que “invertir” casi el doble de la cifra con la que se llenaba un carro en el supermercado hace una década.

El desfasaje es brutal, y como se devalúa el peso con algunos ejemplos muy elocuentes.

Con lo que costaba un auto OKm en 2011 hoy se pueden comprar apenas 3 cubiertas, o dos pares de zapatillas.

Lo que se pagaba por un celular hace una década es igual a un kilo de yerba por estos días, y el precio de un lavarropas de hace una década es igual al costo de dos kilos de asado en 2021.

Una vez más, la realidad aplasta al relato. La inflación acumulada estimada desde septiembre/octubre de 2011 hasta hoy es de 1.936%, de acuerdo a los cálculos de la consultora EcoGo.

Finalmente, al margen del viento, darse cuenta que tenemos una ciudad que un altísimo porcentaje vive en viviendas precarias, que hay pobres, indigentes.

No es parámetro que muchos de los más de 140 mil habitantes, vayan a hacer una cola de horas al aire libre.

Esperar registrarse en un sistema trucho, e ir comprar, baratijas que están en dólares, en cuya conversión pierden, si todos pierden y no poco.

Además lo serio sería conocer montos de facturación, todo lo demás es circo, fuegos de artificios. 

Después del 15 de noviembre, seguirán llorando, los ciudadanos, porque no les alcanza, ni las jubilaciones, ni los sueldos, esa es la única verdad.

La inflación, la pandemia, la falta de trabajo, la ausencia de gestión, seguirá y se profundizará…

Que Dios nos ayude, o en quien ustedes crean. Muchas gracias.

Editorial del periodista Oscar Muñoz, lunes 25 octubre de 2021.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!