Martes 28 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 28 de Septiembre de 2021 y son las 22:37 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 10º

10°

Lluvia débil

24 de julio de 2021

Ley de Gravedad. CAÍDA LIBRE K

Editorial del profesor Hugo Moyano en Sintonía Fina. Sábado 24 de julio de 2021.

Del profesorado de FísiK apliKda.

AHHHH… Bué!!!! Listo; finalmente se rayó!! Ley de gravedad? FÍSICA para explicar política? Te fuiste a la banquina, profe?

Y… si, puede ser. Pero me parece que es mucho más fácil que explicar pagar millones para inaugurar cada 2 años un Ferrocarril que se clausuró hace décadas e insistir que funciona, lo mismo que con rutas, puertos, aeropuertos, zonas francas, represas, acueductos, escuelas, gimnasios; Los Fondos de Santa Cruz, la RUTA DEL DINERO K,  MILES DE MILLONES DE DÓLARES que se esfumaron en obras que no son otra cosa que agujeros negros que son un cacho de espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

Lo digo con absoluta convicción: La única Ley que los KIRCHNER no pudieron vulnerar es la LEY DE LA GRAVEDAD, todas las demás –de algún modo- la quebrantaron de acuerdo a sus intereses políticos y económicos, conceptos  que en el diccionario de la academia de Néstor KIRCHNER, significan lo mismo… política y negociados son sinónimos y ambas lo justiican todo: mentira, corrupción, autoritarismo, decadencia, sometimiento y genocidio.

Pero… ¿De qué se trata semejante Ley (de la Gravedad) para tener  propiedades a prueba de KAS?

Veamos. NEWTON y la Pandemia del 600.

Todos lo tenemos presente, ¿verdad?. Se dice que en una tarde de verano, mientras el gran físico británico Isaac NEWTON que se había refugiado en 1665 en su casa de campo de Lincolnshire, Inglaterra, de la epidemia de peste bubónica que azotaba Londres, descansaba bajo un árbol de manzana, un fruto de dicho árbol cayó al piso.

En ese mismo instante Newton comprendió que tenía que haber “algo” que atrajera a esa manzana hacia el suelo, así comprendió y dilucidó la famosa ley de gravitación universal, una de las leyes que han definido nuestra existencia y el funcionamiento del universo.

Muchos, como yo, pensaban que este relato era nada más que un mito… una leyenda. Pero la Royal Society de Londres en conmemoración de su 350º aniversario en 2010, sacó a la luz un manuscrito original que relata como NEWTON, al caerse una manzana, meditó la teoría de la gravedad. 

La Ley de la Gravedad o Ley de Gravitación Universal, declara que todas las partículas materiales, y los cuerpos formados por estas partículas, tienen una propiedad denominada masa gravitacional. Esta propiedad hace que dos partículas cualesquiera ejerzan entre sí una fuerza atractiva (a lo largo de la línea que las une) directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa.

En una versión muy breve del concepto de gravedad, esto no hace otra cosa que explicar que como la Tierra es mucho más grande que nosotros o las cosas que se caen, éstas caen hacia la Tierra y no al revés, esto por un lado. Y finalmente que cuando un objeto se encuentra en caída libre no existen fuerzas ascendentes equivalentes que puedan detener su derrumbe definitivo.

¿Y a qué carajos viene ahora esta remanida y trivial lección de física? Se preguntará el lector con toda razón del mundo. Simple; a que esta Ley no solamente es aplicable a la física; con su carga dogmática la Ley de la Gravedad es perfectamente ajustable a la política.

Lo señalé en varias oportunidades y en tal sentido  es necesario reiterar aquí las diferencias entre descenso y caída en el controvertido mundo de la política.

El descenso es normal, habitual y hasta en cierto sentido- estratégico,  esperable y –por lo tanto-reversible.

En cambio la caída es trágica, permanente y los daños sufridos son irreversibles. Hay dos aviones que llegan al suelo: el uno que desciende para esperar otro vuelo y otro que se estrella y lo único que se puede esperar son los resultados de las autopsias.

El Kirchnerismo no es el avión que desciende; es el avión que cae,  su destino es fatal, trágico, inevitable y sus consecuencias son catastróficas y definitivas de dimensiones equivalentes al Nazismo, al fascismo  y decenas de regímenes políticos que  han caído en todos los tiempos y en cada continente a lo largo de la historia mundial.

Y detrás de cada caída emergen símbolos nuevos y líderes que  encarnan los nuevos valores, así como el afán popular por borrar y eliminar todos los rastros posibles del régimen anterior, especialmente si está representado por una sola persona. Por eso, las estatuas de megalómanos son el tesoro más preciado por quienes se rebelan contra ellos.

La imagen de una efigie de piedra con los rasgos del déspota cayendo tiene tanta fuerza y tanto simbolismo que ninguna revolución se quiere quedar sin esa manifestación y suele pasar que los que la derrumban –en su mayoría – son los mismos que la erigieron.

Pero no es este el final que quiero dejar en estas reflexiones… no son estas obviedades lo que intento reflejar. Quiero sí dejar señaladas las diferencias entre la caída libre de una cosa, de cualquier objeto inanimado y las de las personas cuya naturaleza de supervivencia los obliga a aferrarse a cualquier cosa para evitar lo inevitable, arrastrando en su fatal destino todo aquello a lo que se sujeta que siempre es mucho más débil que el peso y la aceleración del precipitante.

Y digo esto porque he advertido una estrategia fatal de determinados dirigentes del Kirchnerismo en franca caída libre que meritoriamente supieron conseguir que –en su desesperación por salvarse del derrumbe fatal, intentan asirse a personas que, por alguna circunstancia, van en sentido contrario (ascendiendo).

Y es más aún: también me he encontrado con alguno de estos dirigentes que deducen que si ellos se aferran con fuerza al líder en caída pueden contribuir a levantarlo. 

Esto no puede ser así de ningún modo; porque –como lo dijimos- cada caída fue forjada por una cadena de indecencias y porque es antinatural aún en el dúctil y elástico universo de la política. Sería como un globo que –en su elevación-- detuviera la caída de una roca y la incorporara a su ascenso.

No voy a evaluar ni juzgar aquí y ahora las sombrías razones para que estos sujetos ahora intenten evitar la caída del Kirchnerismo en sus distintas acepciones (FVS, La Cámpora, KOLINA, etc.,), solo advierto que esta caída ya es inevitable… hoy, aquí y ahora, lleva la carga de más de 100.000 muertos.

Y la experiencia mundial en este sentido me permite sugerir, aconsejar que cuando un peso de esta naturaleza se precipita: que se corran, que se alejen lo más que puedan de modo de evitar que la onda expansiva del estallido pueda alcanzarlos con su carga de deterioro.

Sobre todo cuando no se trata de una manzana madura que cae de su árbol; se trata de una manzana tan podrida y agusanada cargada de contaminación que se desploma de las máximas alturas del poder.

Finaliso entonces la clase: CÓRRANSE!!!!  La aceleración de esa caída libre (9,8 m/s2) es frenética y su estallido final será atroz.

Ingresa para escuchar o leer la editorial del profesor Hugo Moyano del sábado 24 de julio de 2021.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!