Lunes 12 de Abril de 2021

Hoy es Lunes 12 de Abril de 2021 y son las 23:24 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 10º
  • Lluvia débil

31 de marzo de 2021

¿Por qué, el Estado decidió olvidarse de los viejos? (como pasa en Santa Cruz)

Desde el poder hablan de solidaridad, de un Estado presente, de cuidar la salud por encima de cualquier otra cosa, pero detrás de esa retórica sin contenido vemos que la vacuna no llega a los geriátricos y sí a “los pibes (y las pibas) para la liberación”. Muchos jóvenes se han vacunado antes que sus abuelos. Miles de argentinos de más de 80 años. La propaganda oficial da por hecha la vacunación en tono pomposo. El Presidente Alberto Fernández, dijo que no le parecía justo vacunarse antes que el resto, pero al final fue el primero en hacerlo. Ahora acaba de darle una entrevista, que se parece a un indulto, al emblema de la vacunación vip, el mercenario Horacio Verbisky. Todo eso en un contexto de terrorífica e inexplicable escasez de vacunas. Editorial de Oscar Muñoz del 31 de marzo del 2021.


Mientras la corrupción sigue, los roba vacunas, están bajo la protección del gobierno ausente de Santa Cruz, los viejos de más de 60 años, seguimos en esta suerte de bingo o quiniela, de la única industria que creció en la provincia y esto funciona, para recibir una vacuna. Les tocó el turno a los mayores de 66 años, pero era sabido, los turnos del bingo de las vacunas santacruceño, se acabó rápidamente… la alegría duró pocas horas, a media mañana, hoy, solo quedan unas pocas vacunas, únicamente para Caleta Olivia. 

Para alimentar mi ansiedad y desesperación, e imagino la de miles, de viejos más, solo se leía el cartel “Próximamente se habilitarán nuevos turnos de vacunación para Río Gallegos”, en tanto el Ministerio de Salud de la Nación, decía que había más 9000 dosis en stock, guardas en Santa Cruz, vaya a saber uno para quienes… Me anime a pensar, que es porque en semana santa no se vacuna, el virus en la provincia, descansará en las pascuas…dicho con ironía, de saber que nos gobiernas homicidas, roba vacunas.

Todavía me queda el sabor amargo y el asco que me género, ver y escuchar por la Nación + al intendente de la república independiente del Calafate, además y como dato, se supo que, en los registros del Hospital de esa ciudad, no estaría asentado ningún traslado de vacunas desde el aeropuerto en esa fecha. El Intendente, dice que él tenía que ser vacunado primero, (de hecho, habría sido) por las reuniones que sostenía y porque era autoridad política, confirmado, que el avión de AR, llevó en enero vacunas para él y sus amigos militantes. 

Claramente dio cuenta que el sostiene que, por ser político, tiene el derecho de robar vacunas y quitarle la posibilidad de vivir a cientos de viejos…Otra vez, siento asco por este tipo de políticos, como el intendente de El Calafate, que al final confirma que, son todos parte del mismo árbol podrido.  

Y como no hay información fehaciente, para saber cuándo se podrá, avanzar en otro grupo de los mayores de 60 años…Y al que le toca, que agradezca, habrá muchos que quedarán en el camino, no debería olvidarse, que los homicidas roba vacunas militantes, le quitaron la oportunidad a cada uno de los 638 muertos por el covid19 en la provincia. 

La provincia de Santa Cruz recibió 42.750. Aplicó de la 1er componente 27.343 y del 2do componente 6.171, es decir que desde el año pasado vacuno a 33.514 el resto sigue en la espera. Hay en stock 9.236 vacunas.

La provincia registra, hasta este momento: 640 muertos atribuidos a COVID19, desde que comenzó la pandemia:298 Río Gallegos,36 El Calafate, 159 Caleta Olivia,1 Cañadón Seco,1 Fitz Roy,17 Puerto San Julián,20 Río Turbio,34 Pico Truncado,2 Koluel Kaike,7 Perito Moreno,10 Piedrabuena,6 de 28 de Noviembre,20 Puerto Deseado,27 Las Heras,1 Los Antiguos, y 1 El Chaltén.

Pero pensaba, que más debemos soportar, los ciudadanos de a pie, que roben vacunas, que le quiten la posibilidad de vivir a cientos de viejos, porque roban vacunas y los homicidas son apañados por el gobierno de Santa Cruz, o que destruyan la ciudad, so pretexto que alguien ganó las elecciones y se cree que es el rey del estuario, o escuchar a un jefe de servicio, del Hospital regional, diciendo a una médica de Gdor Gregores, que le importa un pedo,(textual) si se muere una mujer embarazada, con factores de riesgo en la ambulancia, pero que no la deriven…

 

y el ministro de salud del gobierno de Alicia Kirchner, el mismo que compró el alcohol más caro del país, sigue tratándonos de bobos, o mejor dicho tal vez, nos trata como los que somos, un rebaño de ovejas muy sumisas, que solo quieren cobrar la jubilación y los sueldos misérrimos y mirar para otro lado, mientras la desgracia no golpea a nuestra puerta… 

El Ministerio de Salud consignó, un total de 55.858 fallecidos, y así, el país se ubicó en el puesto 13° en cantidad total de muertos en el mundo. 

Leía, un texto de Luciano Román, que es un Abogado, Periodista y profesor universitario, sobre un tema que me devora en estos tiempos, y es sobre el abandono de los viejos y la vacunación militante

Algún día, ante el tribunal de nuestra propia conciencia, nos preguntarán qué hicimos en la pandemia por nuestros viejos. Y tendremos que rendir cuentas por algo que hoy se observa a simple vista: muchos jóvenes se han vacunado antes que sus abuelos. Miles de argentinos de más de 80 años esperan en hogares o residencias geriátricas que los vayan a vacunar. Esperan, pero nadie va.

¿Cómo se explica que la vacunación no haya empezado por los geriátricos? ¿Cómo se entiende que no hayan ido a vacunarlos sin obligarlos, en el mejor de los casos, a trasladarse, hacer colas, caminar largos trayectos? Son preguntas que remiten al cinismo del poder, pero quizá también al de la propia sociedad. 

¿Nos hemos movilizado los más jóvenes para que vacunen a nuestros viejos? En tiempos de lobby digital, ¿algún hashtag ha hecho presión por esa causa? Los viejos no pueden cortar calles, no hacen ruido en Twitter ni están agrupados en sindicatos de jubilados. ¿Quién levanta la voz por sus derechos? 

La política basura, en ese eterno juego de la demagogia oportunista, habla de los viejos cuando le conviene. ¿Pero qué se hace por ellos?

El asunto revela la incapacidad y la desidia de un Estado cada vez menos confiable. En medio de la pandemia se ha desarticulado una de las pocas cosas que, desde hace décadas, funcionaban bien en la Argentina: el sistema público de vacunación. 

Con esa vocación por destruir lo que anda bien, se han metido actores extraños (desde las organizaciones políticas hasta sindicatos, municipalidades y universidades) para sacar provecho de la vacuna y administrar con la opacidad que caracteriza a la Argentina. 

La vacuna se ha partidizado para hacer, con desparpajo, clientelismo sanitario. Pero el problema es más grave que el de la ineficiencia estatal: es un problema moral. Abandonar a los viejos mientras se reparten vacunas entre militantes juveniles es algo que excede el límite de la picardía y hasta de la corrupción política para ingresar en una anomalía ética difícil de clasificar.

¿Qué orden moral nos muestra, un país en el que militantes veinteañeros (o ni siquiera) que inventan cualquier excusa para vacunarse ellos primero? Parecen conductas de una sociedad que ha extraviado sus valores y que, con banal indiferencia, les suelta la mano a sus abuelos y sus padres. 

Desde el poder hablan de solidaridad, de un Estado presente, de cuidar la salud por encima de cualquier otra cosa, pero detrás de esa retórica sin contenido vemos que la vacuna no llega a los geriátricos y sí a “los pibes (y las pibas) para la liberación”. 

La propaganda oficial da por hecha la vacunación en tono pomposo. El Presidente Alberto Fernández, dijo que no le parecía justo vacunarse antes que el resto, pero al final fue el primero en hacerlo. Ahora acaba de darle una entrevista, que se parece a un indulto, al emblema de la vacunación vip, el mercenario Horacio Verbisky. Todo eso en un contexto de terrorífica e inexplicable escasez de vacunas.

Para entender el discurso oficial quizá sea útil recordar a Borges cuando hablaba de Macedonio Fernández: “No dejaba que la realidad lo estorbara”.  Porque él nunca dejaba que la realidad molestara sus opiniones”, recordaba Borges. Para un escritor de ficción, era un talento singular. Para un Gobierno, esto del “guitarreo” y de ignorar la realidad no parece precisamente una virtud. Debemos poner la lupa sobre el Estado, pero también sobre nosotros mismos, como sociedad, indolente, donde prima el sálvese quien pueda y como pueda. Aunque nos incomode, tal vez deberíamos preguntarnos: ¿cómo permitimos el descuido y el abandono de nuestros viejos? 

Estábamos ante temas cruciales, por caso, cuidar a los que nos precedieron, que han quedado desplazados totalmente por esto de la pandemia, y ahora los roba vacunas, personajes impunes que se autodenominan a ellos mismos como estratégicos, borraron de un plumazo a los viejos, robándoles la posibilidad de vivir. 

Porque el aumento de la expectativa de vida es, quizá, la gran revolución de las últimas décadas. En el siglo XX, cuando el hombre pisó la Luna, el final de la vida se alcanzaba a los 70 años. Hoy existe una esperanza razonable de llegar a los 90. 

Pero todo tiene explicación en EE.UU. En su informe anual sobre los DDHH, firmado por el Pdte Biden, señaló que el sistema judicial argentino es “lento y politizado” Advirtió sobre la “impunidad”, la “corrupción” y que el estado de la Justicia “impide los esfuerzos para investigar abusos” Nada puede salir bien con el populismo carcomiendo las instituciones de la República. Lo que hace CF, con la justicia, es visto en el mundo como autocracia.

Es una pregunta que excede cuestiones vinculadas a la sustentabilidad previsional y las ecuaciones económicas. Es una pregunta ética. Aunque viendo lo que ocurre con las medidas del gobierno de Santa Cruz, si hay algo que no existe es ética en la gestión de gobierno…Según las últimas estadísticas del Registro Nacional de las Personas, en la Argentina hay unas 15.000 personas que alcanzaron o superaron los 100 años. No todas están vacunadas, aunque se las podría haber protegido con un ínfimo porcentaje de las primeras dosis ingresadas al país. Los mayores de 90, según el último censo, son 129.000. ¿Cómo es que no están todos vacunados desde febrero? 

Conmueve ver a hombres y mujeres de edad muy avanzada consultar con ansiedad el celular para comprobar, cada mañana, que todavía no hay novedades. No es difícil imaginar lo que pasa por la cabeza y el corazón de esos argentinos cuando ven por televisión a la militante del cristinismo y el FpV de 18 años que se vacunó en la municipalidad peronista de Avellaneda. La actitud de muchos está definitivamente condicionada por la cobardía que suele estimular el miedo. O tal vez sea sólo indiferencia. El imperativo ético es el que está totalmente resquebrajado, por los vacunatorios VIP.

La tristeza, la desesperación, de jugar todos los días a la ruleta rusa, si me contagio o no, la espera de una vacuna que llega en cuentagotas, desgasta, quita fuerzas, debilita y desde el gobierno de Santa Cruz, lo saben y no hacen nada.

Solo queda pedir que Dios nos ayude, o en quien ustedes crean, muchas gracias. 

Al ingresar, podes escuchar la editorial de Oscar Muñoz del 31 de marzo del 2021.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!