Hoy es domingo 15 de diciembre de 2019 y son las 07:57 hs. ULTIMOS TITULOS: Retenciones: el agro, en primera línea de impacto / Por bajo peso, dos voluntarias dejan de comer la canasta básica del Indec / Investigan a un juez por estafas en un geriátrico / La COP25, en un limbo por las diferencias entre países / Capturado por Interpol, llevan a juicio a un cordobés en Chile por un trágico asalto de película / La nueva guía de aborto no punible fija pautas para menores de 13 años / Necesitamos hechos, no palabras / Cómo es la escena del crimen del caso Cadamuro / Acuerdo entre China y EE.UU. / Llaryora busca que rija la regulación de taxis y remises / La apuesta de China a las energías renovables / Tal Cual, por Chumbi / Saqueos, caos y 3 muertos por protestas en India / Una mujer murió en un choque frontal en las Altas Cumbres / Cuidar a Córdoba y sostener a la Capital: el PJ renovó consignas / Cómo será la acotada mesa chica de Llaryora / Motochoros le arrebataron la vida a un turista inglés / No pasé hambre, pero me voy a quejar / Indec, el primer incómodo / Hace 100 años: El socialismo en la Iglesia /

27 de noviembre de 2019
A esta historia, todavía, le falta un final… (Confiemos sea feliz)
Editorial Oscar Muñoz, miércoles 27 noviembre 2019.-


El futuro ministro de economía, no aparece y la deuda aprieta. Y mientras continúa deshojándose esa margarita, la realidad canta que los vencimientos de la deuda apremian a un país que no tiene crédito. Un país que sigue penando por los US$ 11.700 millones del stand-by que el FMI tiene frenados a la espera de un acuerdo con el nuevo gobierno.

Datos recargados dicen en el 2020 caen obligaciones en pesos por alrededor de 1,2 billón, de las cuales 900.000 millones saltan durante el primer semestre.

En dólares, 21.100 millones y 13.100 millones, respectivamente. Todas, con acreedores privados. Obviamente, deben ser refinanciados. no hay cómo ni con qué afrontarlas. Según describe el periodista Alcadio Oña.

El estiramiento de los plazos y el congelamiento de algunos pagos por dos o tres años, en torno de los cuales se tejen conjeturas igualmente difusas, debieran incluir los 16.000 - 17.000 millones de dólares en intereses que sobrevienen de año en año.

Representan cerca del 4% del PBI y una carga insoportable para el deficitario balance fiscal. En 2008 crecieron un 70% y durante los primeros nueve meses de este año crecen al 91%, hasta alcanzar ya a US$ 9.700 millones.

Faltaría además que el FMI convalide el sendero que dibuja AF, lo cual parece difícil de conseguir por mucha voluntad de cooperar que manifiesten las autoridades del organismo.

Siempre será necesario un plan sustentable y, en el caso del Fondo, un plan que de arranque fije la quita que se le proyecta aplicar a la deuda con los bonistas.

Sencillamente, porque desde el FMI no dejan de blandir su condición de acreedor privilegiado, uno al que, bajo la forma que sea, debe asegurarse que cobrará.

Dólares sobre dólares, allí tenemos vencimientos que entre 2022 y 2023 suman arriba de US$ 46.000 millones. (Esto nada tiene que ver con el préstamos Macri).

Y así también entren en la cadena de refinanciaciones, allí suenan la voz y los intereses regionales de Donald Trump.

Un peso pesado que a la hora de las decisiones pesa mucho más que eventuales aliados, como podrían ser Francia, España o algún otro, en la hipótesis de que cuando se jueguen las cartas vayan a serlo de verdad.

Algo parecido a poner las cosas en su lugar y nada diferente a lo que plantean los estatutos del FMI, aunque el acuerdo pueda contemplar y contemple las urgencias del cuadro social. Y a esta historia le falta un final.

Dicen que en reserva, -porque si fue secreto algo fallo- se mantuvo en las últimas semanas reuniones con representantes de bancos y de grandes fondos internacionales. Pero de repente se cancelaron las reuniones que tenían previstas con inversores y bancos.

El problema no pasa tanto por los nombres, porque no parece que el mercado tenga preferencia por un ministro o a otra figura, pero sí porque, una vez más, la Argentina se vuelve impredecible. ¿Cuál es el plan de Alberto Fernández? Se preguntaba la periodista de economía, Florencia Donovan.

Todavía nadie lo sabe. Muchas de sus medidas se deslizaron o se intuyen, como el anuncio de un aumento para las jubilaciones mínimas, las asignaciones sociales y los salarios básicos, o una tarjeta para financiar la compra de alimentos sin IVA.

Pero el presidente electo no termina de mostrar un programa integral. Y el tiempo no juega a su favor. Por caso: el 12 de diciembre, dos días después de asumir, vencen las primeras letras del Tesoro. ¿Habrá un default de títulos locales o se reestructurarán?...

Las reservas internacionales, aunque dejaron de caer, no alcanzan para mucho más allá de abril o mayo. Los grandes fondos internacionales, por su parte, no quieren que la Argentina caiga en default, el país fue el mayor emisor de bonos internacionales del mundo emergente en los últimos años; ¿cómo explicar entre sus accionistas ahora un nuevo default? Y que perderán nuevamente millones de dólares?

El exceso de liquidez que hay en el mercado internacional y las bajísimas tasas que ofrecen los activos libres de riesgo hacen que los inversores estén ávidos de instrumentos que ofrezcan un retorno más atractivo.

Sin ir más lejos, la petrolera PAE, de la familia Bulgheroni, acaba de esquivar la semana pasada los 2500 puntos de riesgo país, al colocar un bono en el exterior a una tasa del 5% anual.

El bono se suscribió en pesos, pero pagaba luego capital e intereses en dólares y en el exterior, la mejor señal de que las empresas argentinas que estén en sectores pujantes -caso Vaca Muerta- todavía generan interés entre los inversores, siempre y cuando se sometan a pagar sus deudas en moneda dura y bajo ley internacional.

Pero hay desconcierto externo acerca de AF, hay quienes creen que el tembladeral que se desató en la región juega a favor del gobierno argentino en sus negociaciones con el FMI. Pueden estar en lo cierto. Pero a fin de cuentas dependerá de la relación de Fernández con Trump que el Fondo le conceda al nuevo gobierno un cambio del programa. Para lograrlo, la Argentina necesita el 85% de los votos del directorio del organismo de crédito; solo Estados Unidos tiene el 16%. Ante la duda sobre lo que vendrá, no pocos actores económicos buscan protegerse. Los inversores prefieren asumir costos antes de quedar atrapados en la incertidumbre.

Lo que se avecina, en esta sociedad argentina, es una tanto más complejo de lo que se observa en la superficie, donde desde imponerse un dialecto absurdo y que de inclusivo nada tiene, sino que encubre un adoctrinamiento político.

Hasta la diferencias que se plantean de cómo se vivió y las consecuencias que ha traído al ciudadano medio, las prácticas populistas a lo largo de nuestra historia contemporánea, todos los días surgen interpretaciones, algunas son ciertas, otras aparecen como antojadizas.

Según la teoría del economista liberal, Roberto Cachanosky, con el peronismo, comenzó la grieta social en el país a partir de un punto, por estos días, trascendió un texto breve de su autoría del año 2017 que dice:

“Si a un chico le enseñás que unas personas son pobres, porque otras son ricas y que el Estado tiene que igualar quitándole a unos, para darle a otros, entonces se crea una sociedad de resentidos y envidiosos”.

“en definitiva, se crea una sociedad de saqueadores en vez de gente que quiera progresar por su esfuerzo, su trabajo, y su talento”. “Y una sociedad de saqueadores no puede ofrecer otra cosa que lo que tenemos: pobreza e indigencia”. Por tanto “en buena parte de las escuelas argentinas se enseña a ser saqueador en vez de inculcar la cultura del trabajo”.

Más adelante refuerza Cachanosky su idea y dice “Del 83 para acá eso fue lo que prevaleció con el progresismo copando la educación, aunque la realidad es que todo empezó con Perón gran impulsor del resentimiento social”

“Aunque no guste, muchos docentes, a los que hoy vemos haciendo huelga con un claro sentido partidario, ellos están incentivando una sociedad de saqueadores. O sea, están construyendo un país de pobres”.

Lo polémico está en que es incontrastable, al margen de la ideología política que se tenga, cualquier que tenga unos años, sabrá que la grieta peronismo anti peronismo, está tan vigente, como el dulce de leche, que en ella han abrevado todos, sin excepción, políticos, filósofos, militares, artistas, médicos, obreros y ciudadanos de a pie, han pasado 70 años y todo sigue igual.

La división es cada vez más notoria, con la aparición de los ismos, cafierismo, menemismo, duhaldismo, kirchnerismo y la mezcla más reciente con la absurda incorporación de la izquierda, con el cristinismo.

Dicho esto, porque nadie jamás, en el movimiento nacional justicialista, es decir el peronismo, o su brazo de las 62 organizaciones y la CGT, supusieron que lo que aborrecían, es decir la izquierda, podría sumarse a un movimiento nacido en la derecha, militar argentina.

De ahí surge nada más y nada menos, que Juan Domingo Perón, reconocedor del hitlerismo, y el fascismo, como las diversas escuelas de defensa nacionalista.

Hoy todo cambió, la discusión que viene por delante, es quien gobernara, la argentina, cuál será el factor que modere el poder. Si la tradición peronista o la izquierda populista, es todo un misterio, que sin duda, genera temor, por la incertidumbre y cambiante de su discurso.

Los amigos del poder, estarán ahora, en Cuba, Venezuela, y el grupo Puebla, se acabó la apertura al mundo, habrá, algunos presidentes que llegaran, pero con sus historias de chalecos verdes en Francia o de la ausencia de democracia en Rusia, seguro veremos en estos días, a Macron y a Putin, como la biblia y el calefón.

Tampoco habría que descartar, que llegue alguien de Cuba, y hasta hay cierta incertidumbre por si se decide a venir el dictador Maduro, de Venezuela, lo cual, nos mostraría en las antípodas del mudo, de recibir, hace un tiempo al G20, a quedar colgados de lo peor del comunismo fracasado y pobre en la región…

Y la incógnita, obviamente en otra escala, sigue siendo que pasara?, quienes serán los que gobiernen y gestionen a Santa Cruz? ya hay atisbos, muchos textos del gobierno se envían en el dialecto obtuso supuestamente inclusivo, los medios que eran de todos, se nutren de un lenguaje totalmente ajeno a nuestra realidad santacruceña.

Por esto, lo dicho por el economista Roberto Cachanosky, quizás no sea tan loco, porque si decís que las personas son pobres, porque otras son ricas y que el Estado tiene que igualar quitándole a unos, para darle a otros, entonces se crea una sociedad de resentidos y envidiosos”. Triste pero real.

Tesis que se comprueba, al ver, que no hay ni en ciudad gótica, Río Gallegos, en toda Santa Cruz, ni en el resto de la Argentina, ningún político pobre o indigente, por el contrario son ricos, empresarios y hábiles comerciantes, cuando antes de ser políticos,  cuanto menos eran changarines de fantasía.    

Que Dios nos ayude…



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

   
aaaa

DEJA UN MENSAJE

 

 
 

Estamos en TuneIn

 

 

RadiosNet