Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 17:42 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

Lluvia débil

12 de diciembre de 2017

‘Tras dos años de este gobierno provincial: Santa Cruz está peor que nunca’

Editorial Oscar Muñoz, martes 12 diciembre 2017.-

 

Leía hoy, quizás en el único medio gráfico que queda en Santa Cruz, que no integre la cadena de la alegría y el ánimo rentada, -que tantos millones nos cuesta por mes a los santacruceños- hablo del periódico de la ciudad de Caleta Olivia, llamado antes La Prensa de Santa cruz, hoy renombrado Mas Prensa, que hacía un resumen de estos primeros dos años del gobierno de Alicia Kirchner.

Y así decía en un tramo de la nota central “Superó manifestaciones provinciales a gran escala, evitó el diálogo directo con gremios, no definió paritarias, no resolvió los temas básicos como educación y salud; tampoco presentó un plan alternativo para salir de la profunda crisis provincial y se aferró a la única idea: pedir fondos a Nación. Y también superó un pedido de juicio político. Así Alicia Kirchner llegó a los dos años de gestión y se puede analizar claramente que “ganó”.

Además la nota daba unas pinceladas en el recuerdo, todo se desarrolla ”En un escenario tan distinto al día en el que asumió, el lejano 11 de diciembre de 2015, cuando estuvo rodeada por la familia (CFK, Máximo y Florencia) además de dirigentes y funcionarios nacionales ,además de una enardecida militancia, llegó a los dos años de gestión sola. Algunos de los asistentes están presos…

Así y todo, con dos derrotas electorales a cuestas – Las PASO y las Legislativas - sin el respaldo del oficialismo k (afín a su cuñada) ni de La Campora (que comanda su sobrino), Alicia Kirchner llegó a fin de año y podrá brindar por los dos años que en teoría le quedan.

Una frase en la extensa nota, creo que marca en forma total lo que vive el ciudadano de a pie santacruceño no militante, ”Dos años de Alicia Kirchner en el poder: Santa Cruz está peor que nunca”

Esto es definitivo, solo mencionar que vamos camino al segundo año escolar perdido, o la salud, es solo un sencillo paliativo primario, no da soluciones, ni tampoco hay esperanzas que mejore, no hay proyecto de desarrollo, ni existe capacidad de conducción estratégica, con un grupo de funcionarios que solo son advenedizos improvisados sin ningún compromiso con la provincia.

Algunos ñoquis militantes han pasado y han dejado sembrado a su paso vergüenza, incompetencia, corrupción y desinterés.

Otros permanecen y están terminado de destruir lo poco que queda en pie en los organismos provinciales, que se sostiene con la lucha diaria de sus propios empleados, que se autogestionan para mantener servicios mínimos para el ciudadano de Santa Cruz.

Es sano, es reconocer que el crédito de este desastre no es solo de Alicia Kirchner y los facinerosos que la rodean, la supuesta oposición con línea directa con el gobierno nacional, han carecido de iniciativas para al menos estar cerca de la ciudadanía, prevenirla, rodearla de sus contactos nacionales, haciendo que llegaran ministros o subsecretarios de alto rango para ver en la zona, como está la provincia.

Pero nada de esto ocurrió, solo como muestra el minué berreta que se protagonizó con el hospital de la república de El calafate, o el centro de atención primaria Peliche de la ciudad y ahora como si faltara, se pasan facturas por el centro regional de medicina nuclear, que está desierto y se reparten culpas.

Lo trágico de todo, que el que vive bajo la ley del agua y el ajo es el ciudadano de a pie, que pierde lugares de atención médica, no estamos ya hablando de recomposición salarial, cobrar en tiempo o el aguinaldo, solo tener hospitales o centro de salud que le den una cobertura digna, algunos funcionan a medias y otros permanecen cerrados a la espera de nadie sabe bien que.

No se finalmente de quien es la responsabilidad, si de Santa Cruz o el gobierno nacional. Fueron construidos y sabían que no existiría presupuesto para mantenerlos, así funcionó el proyecto nac&pop de CFK, con durlock y bloques se hacían edificios, pero nunca se dijo como se mantendrían.

Hay que ser muy HDP, para hacer todo mal y permanecer culpando a otros, a todos y nunca asumir su propia mediocridad o falta de capacidad para gestionar, esto alcanza para los municipios, las comisiones de fomentos, el gobierno provincial y el gobierno nacional, que parece que se olvidó que existe el sur, que esta Santa Cruz.

A ver si me explico, no deben el resto de los argentinos hacerse cargo de los sucesivos gobiernos que hizo todo mal en Santa Cruz, del ex pj, del ex fpv, pero alguien tiene que pensar, que en esta república, hay responsabilidades compartidas, y es hora que alguien definitivamente asuma compromisos, aunque más no sea, en un discurso, diciendo, señores que habían en Santa Cruz, el gobierno que ustedes eligieron no puede gobernar, pero nosotros el gobierno nacional no vamos a intervenir porque es privativo de los poderes constituidos, así es que no reclamen al gobierno y al congreso que no intervendrá, porque no hay motivo constitucional para ello.

Prosiguiendo la práctica de buenas lectura, encontré un texto del señor periodista Sergio Suppo que escribió sobre una cuestión que solapadamente viene siendo centro de discusión y que todavía no se sabe cómo terminará, ”Gobernar lo propio o hacer oposición, la verdadera disputa peronista”

Una fisura separa a los peronistas que conservan alguna porción de poder de los que quieren concentrar todas sus armas políticas en la oposición al gobierno del presidente Macri. Ninguna novedad. Esto así desde el primer minuto desde cfk perdió en el 2015 y volvió a ratificar perdiendo nuevamente en 2017 y quedo en el desierto.

Lo nuevo es la tremenda mutación política que se plantea, la discrepancia de razonamientos sobre cómo caminar en el llano, que se está produciendo en el partido que más años gobernó la Argentina, hablamos de lo que supo ser el movimiento nacional justicialista, ya extinto.

Mientras, Cambiemos/PRO y aliados se muestran titubeante -como soñó el cristinismo-, en tanto se consolidan con una serie de acuerdos con la vieja guardia de gobernadores del pj, que también lucen divididos luego de ganar las cruciales elecciones de medio término. Ya para este momento parece que están dispuestos a funcionar como esa antigua coalición de gobernadores, dejando ver que las urgencias y los recursos mandan.

En la práctica se observa en el recinto del Senado, una fuerte mayoría de peronistas acompañaba al puñado de oficialistas y votaba las reformas previsional y fiscal. Era la consumación de los pactos reformistas del Gobierno nacional con los jefes provinciales.

Estos, supuestos caudillos provinciales carecen, de una jefatura. La tenían a cfk hasta el día que dejó la presidencia y se quedó sin la billetera del estado. Los que ahora la niegan y la critican, pero eran felices aplaudidores en todos sus actos.

Los gobernadores supuestamente peronistas auténticos encontraron que negociar con el presidente Macri “no incluye la rendición, ni la necesidad de recitar el doctrina de Cambiemos.

Alcanza, con mantener las formas, discutir, acordar y firmar. Lo hicieron en 2016 para arreglar la transferencia de los fondos jubilatorios a cambio del primer paquete económico, y volvieron a hacerlo ahora.

Incluida Alicia Kirchner, -a pesar que CFK debe de haber puesto el grito en el cielo, sin importarte el desastre financiero que afronta la provincia- cuando consagraron las reformas previsional e impositiva y la recreación del Fondo del Conurbano.

La pregunta del millón, es cuanto tiempo tardara el peronismo para empezar a discutir, cuánto tiempo soportará estar lejos del poder, tomando en consideración que si bien parece lejano, en el 2019 la ruleta vuelve a girar para la elección de presidente, gobernadores y parte de legisladores locales y nacionales.

Retornando a la Santa Cruz, parece increíble, absolutamente inconcebible que los políticos y el gobierno en pleno solo tengan palabras y preocupación sobre la ampliación o no de un parque nacional, me cuesta entender esa lógica binaria de la oposición, los actores sociales, el gobierno, no es todo blanco o negro, lo que les gusta o les parece a ellos importante?

¿Quiénes son para decir cuál es la agenda pública? Reitero nuevamente, porque no se preocupan –todos los dirigentes y gobernantes- para que el estado brinde servicios educativos, de salud y de justicia adecuados? ¿Por qué no se ponen a trabajar, para ver que vamos hacer con Santa Cruz? ¿O son de la idea que pidiendo adelantos, fondos fiduciarios o emitiendo bonos, la provincia va  salir de este desastre?

Es difícil entender cuál es el método y la estrategia, tanto del gobierno nacional de cambiemos y el gobierno de Santa Cruz, evidentemente, ambos, están apostando a que continúe esta enfermiza situación social manifestada en una marcada apatía, que se entremezcla con la desidia, el desgano, la indiferencia y la falta de fuerza social.

Se trata, en otras palabras, del estado de ánimo inconmovible que se refleja en la ausencia de ganas o entusiasmo del ciudadano de a pie, que muestran un estado de resignación total, como si estuviera, ya acostumbrado a carecer de salud, educación, justicia, sueldos, jubilaciones o aguinaldo.

Tal vez esto último sea lo menos importante. Lo grave es que no tenemos futuro, carecemos de un proyecto que nos dé esperanza de cambio.

Puede ser un diagnóstico apocalíptico, sombrío, triste, pero no hay nada que indique lo contrario, o al menos nadie ni del gobierno local, ni el gobierno nacional, a dicho nada al respecto, que cambie esta visión, el silencio que no es salud, es solo lo que tenemos como realidad, que como siempre es la única verdad…

Que Dios nos ayude…

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!