Martes 21 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 21 de Septiembre de 2021 y son las 11:16 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 10º

10°

Lluvia débil

21 de noviembre de 2017

ARA San Juan, ecos de la korrupcion.

¿Y si el ARA San Juan fue otra “víctima” de la corrupción K?. Un informe de Rubén Lasagno, OPI Santa Cruz.

Lo que voy a desarrollar puede estar equivocado, pero no es imposible que suceda; el tiempo lo dirá. Por estas horas esfuerzos desesperados de nuestra Armada y diez países más, incluyendo la ayuda sustancial de Estados Unidos, buscan denodadamente al ARA San Juan, el submarino que hace siete días está perdido en el fondo del mar y del cual no se tienen noticias, con el agravante de que minuto a minuto, se achican más los márgenes de sobrevida de los 44 tripulantes.

La noticia es dura y trágica en si misma, pero se me ocurrió bucear entre los detalles de la noticia, a partir de una nota de Página 12 del día 17 de este mes, a solo 48 horas de haber desaparecido la nave que leí bajo el título: “La historia del submarino San Juan y su reparación”.

Allí, el diario ultra K hace una reseña del sumergible y su remodelación, trabajo que comenzó en el año 2009 y se terminó en el 2014. Pero fiel a su línea editorial, el matutino, no deja de reflejar el gran “empuje” que tuvo la industria nacional en la década pasada y adorna su texto con citas como:

A principios de este invierno, una mañana de frío y buena luz, zarpó del puerto de Buenos Aires el submarino San Juan, saludado por obreros navales –otra raza de románticos– que llevaron hasta a sus chicos para que vieran su trabajo. Era un día importante, porque no sólo se recuperaba una nave, sino que se recuperaba la capacidad material de repararlas, mantenerlas y relanzarlas al mar. Algo que, para variar, se había perdido en los noventa.

Luego hace referencia a la recuperación de TANDANOR y la creación del CINAR y para no perder la oportunidad, destaca la importancia de la decisión política de Néstor Kirchner de poner en funcionamiento estos instrumentos de la industria pesada argentina, convocando en cooperativa a viejos trabajadores que estaban jubilados y promovieron nuevas camadas de técnicos para estos trabajos que, hasta entonces, se hacían en el exterior.

Para mayo de 2013 se embarcaban las baterías, se probaba todo en seco y se ajustaban los detalles. Este verano, el San Juan volvió al agua en la cala del astillero para las últimas pruebas, las llamadas “de puerto”, detalla en otra parte del texto y luego de dar muchos detalles técnicos remarca: Aquí, en la orilla de esta ciudad, quedaron sesenta trabajadores navales con más de 5000 horas de entrenamiento del tipo más concreto posible, con ingenieros de la Universidad Tecnológica Nacional también acostumbrados a estos trabajos y la certificación Lloyds para los soldadores.

Leído sin ir a interlínea, suena realmente fabuloso lo que se ha logrado con esta industria en épocas del kirchnerismo, sin embargo, no nos quedamos con el cuento y pretendemos conocer la historia en su totalidad, teniendo en cuenta que la experiencia sobre el relato K, nos muestra que no solo hay una cara, sino dos, tres y hasta cuatro, del mismo asunto.

Todo bien, ahora veamos

El proyecto fue calculado, de acuerdo a la información obtenida de las páginas de Defensa, en 70 millones de pesos, lo cual se ponía ante la opinión pública como una “bicoca”, en relación con los 500 millones de pesos que cuesta una nave de estas características. Ahora bien, en el acto de entrega del sumergible, cuando ya se botaba la nave al mar, reparada y con el escalón de media vida cumplido, el entonces Ministro de Defensa Agustín Rossi en su discurso inaugural, dijo que había costado 100 millones de pesos. Es decir, entre los 70 proyectados y los 100 informado, hubo 30 millones más que aparecieron en el presupuesto no contabilizados al principio; o sea un 44% más de lo proyectado. Claramente este importante aumento es difícil ubicarlo solo en los “aumentos” de los materiales y ahí habría que ver dónde, en qué momento y en base a qué se estableció dicha diferencia. Información oficial al respecto no hay a mano.

“Este es un día de enorme orgullo para todos nosotros, que siempre defendimos nuestra industria y que, cuando otros pensaban que debíamos enviar a restaurar nuestras embarcaciones al exterior, nosotros apostamos al trabajo argentino”, dijo Rossi en el acto realizado en el Cinar, aquel día de 2014.

Antes, el 9 de diciembre de 2009, la Ministra Nilda Garre en el Cinar, justo cuando se iniciaba el trabajo de “corte” del submarino San Juan dijo: “La recuperación de este lugar es uno de los objetivos que nos habíamos planteado”, sostuvo Garré, y recordó que “la había comenzado el ex presidente Néstor Kirchner cuando vino a este Astillero, que estaba totalmente cerrado y desguazado; le hizo la apuesta a la Marina a ver si se animaban a ponerlo en funcionamiento, y la Armada respondió bien al desafío”. Garré enfatizó el hecho de que el CINAR “nos permite ofrecer un aporte muy interesante a un polo de desarrollo industrial en la Argentina que va a dar mano de obra, trabajo, tecnología de punta y va a generar divisas” y añadió que se espera poder exportar la tecnología para el desarrollo de submarinos a otros países.

Necesidades y negocios

En Santa Cruz fundamos el axioma: “Para el Kirchnerismo, detrás de una necesidad siempre hay un negocio”. No sabemos si en este caso sucedió algo parecido. Tenemos sobradas muestras de corrupción en el gobierno K. Obras que se cobraron y no se hicieron, subsidios que iban a parar al bolsillos de funcionarios y pseudos empresarios, grandes anuncios y múltiples inauguraciones que se llevaban miles de millones de dólares y no se construyó nada y simulaciones donde se sobrefacturaban compras, se hacían proyectos, estudios y supuestamente se equipaban organismos que era una gran mentira y solo justificaba el drenaje de millones de fondos públicos que se perdían en la corrupción estatal.

Al submarino San Juan se proyectó cambiarle los dos motores diesel y 960 baterías que le dan energía a la nave, fundamentalmente, pero los trabajos son mucho más complejos. Cunden las sospechas (de mi parte) que algo de ello podría no haberse hecho o no hacerse bien. Tengo la íntima convicción de que algún negociado hizo perder de vista la seguridad en algún tramo de la reconversión de la nave, algo realmente fundamental antes de botar un submarino con todo lo que ello implica.

Personalmente interesé a la Dra Silvina Martínez, para que realice las averiguaciones del caso y decidió que va a pedir informes sobre la reparación del submarino, a fin de constatar si las inversiones que se difundieron, se condicen con los trabajos realizados; si las piezas y elementos de primera necesidad del submarino, fueron sustituidas por nuevas unidades, si los motores y las baterías son nuevas como indica la información de Defensa; cuánto se proyectó, cuándo costó y cuánto se facturó al Estado y de allí, eventualmente, se podrá determinar luego, si la situación actual por la que a traviesa el ARA San Juan es producto de factores que escapan a la voluntad humana o si deviene de un encadenamiento de hechos de corrupción, que afectaron la seguridad de la nave.

Será interesante en el futuro, que desde el Ministerio de Defensa, de la Oficina Anticorrupción y desde la Justicia, se arbitren los medios para dilucidar la intriga y saber si más allá de los hechos fortuitos que pudieran haber afectado a la nave para ponerla en situación de emergencia, existen fallas provenientes del error humano en el aprestamiento/remodelación/escalón de mantenimiento del buque, lo cual quedará definitivamente aclarado merced a los peritajes que se harán cuando sea encontrado el ARA San Juan y se clarifiquen los verdaderos motivos de su naufragio. (Agencia OPI Santa Cruz)

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!