Lunes 29 de Noviembre de 2021

Hoy es Lunes 29 de Noviembre de 2021 y son las 12:47 ULTIMOS TITULOS:

  • 10º

10°

Lluvia débil

30 de octubre de 2017

Donde quedara parada ahora, Santa Cruz…

Editorial Oscar Muñoz, lunes 30 octubre 2017.-

Hoy finalmente se realizó, en Bs As, el tan mentado acto con la presencia de amplios sectores políticos, empresarios, legislativos de la justicia y los gobernadores entre otros actores sociales de la República Argentina.

Se pudo ver al gobernador Alicia Kirchner entre los asistentes, en algunas imágenes de los que escuchaban atentamente lo que ahí  decía el Presidente de la República Macri, hubo tres ejes centrales, aunque ningún detalle puntual, que se dijo será dado a conocer en los próximos días:

-Responsabilidad fiscal, inflación e impuestos.

-Favorecer el empleo

-La República y nuestra calidad institucional.

Atrás quedan flotando ideas razonables, como que quedó claro, que no deberían haber retirados de 42 años y otros jubilados que deben esperar hasta los 65 años, indudablemente debería converger a la unificación de todos los regímenes, para cortar de cuajo con la inequidad y los privilegios, como en cualquier sistema previsional moderno y que funciona en el mundo. Se dijo que seguirá siendo de reparto y con carácter solidario, aunque el propio sistema actual lejos está de serlo.

Con la posibilidad de ser tomado como un comentario, fuera de lugar, mientras esto escuchaba, entendí que en Santa Cruz, no se verifican, (estos puntos focales), ni hay intención de cumplir con ningún de los tres ejes dichos anteriormente.

La realidad, que siempre termina siendo la única verdad, indica que hoy están cortados o con discontinuidad los servicios del colegio médico de la zona sur y probablemente de la zona norte también, de la asociación odontológica santacruceña, y en cuanto a la asociación de kinesiólogos y fisioterapeutas, dicen informaciones oficiosas,  si se portan bien les pagaran mayo, en el mes de noviembre.

Del resto, que hablar, solo quedara rogar, que cuando llueva en Río Gallegos, no sea más de 16 milímetros, caso contrario se volverá a inundar toda la ciudad, lo cual confirma que las décadas fueron todas ganadas, sin distinción de bandera política.

Poco importa si los intendentes son de cambiemos, del ex fpv, o si el gobierno nacional durante años fue dirigido por ciudadanos santacruceños, o ahora sea cambiemos nacional y local, da lo mismo, todo sigue igual o tal vez peor.  

Para tratar de comprender, o al menos aproximarnos a lo que vivimos y nos resulta tan complejo de soportar, intentaré unir ideas propias, usando fragmentos, pasajes, de aquellos, que tienen la virtud de trasladar en unas líneas, una potencia discursiva que mejora la cosmovisión del ciudadano de a pie.

Escribió durante el fin de semana el señor periodista Ricardo Roa “En 2016 Oxford eligió a la post verdad como la palabra del año. La post verdad que no sabemos bien qué quiere decir, pero que traducimos como falta de verdad o como verdad fabricada. Sería algo así, como “Una verdad donde la emoción importa mucho más que los hechos”.

Por tanto podríamos inferir, que la llamada “realidad” se podría definir como “aquello que parece ser”. La realidad es fundamentalmente un acuerdo. Aquello que convenimos como real y resulta ser real. Parece ser un trabalenguas, pero en realidad, no lo es, todo sabemos de qué hablamos.

Para el caso de la post verdad, todo cambia, es conforme a la ideología, a la militancia a los intereses económicos y personales, todo puede  desdibujarse y hasta por momentos transformarse en ridículo para el otro, que no ve la misma realidad que ve el otro, que no es militante, ni está contaminado ideológicamente.

Obviamente carece esta columna de entidad para evaluar profundamente el tema, pero convengamos que subsiste un problema ontológico que procura estudiar la naturaleza del ser en cuanto ser, a la existencia: ¿qué es lo real?, ¿hay una realidad tras la apariencia?

Santa Cruz, es tan mal como la vivimos o es una alucinación.

En un interesante texto de Natalio Botana, que es un politólogo argentino, que obtuvo el doctorado en Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad de Lovaina, Bélgica y fue profesor de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Oxford en EE.UU y la Universidad Torcuato Di Tella en Bs As, entre otras, describió el tiempo político nacional del momento.

Ganó Cambiemos, en el resto del país. Y ganó muy bien, lo que respalda la opinión que estamos en presencia de "una sólida reconfiguración del arco no peronista", pero que, debido a su condición minoritaria en el Congreso, deberá indefectiblemente buscar "la cooperación" de otros legisladores para impulsar reformas. Es decir, pese a un notable aumento de diputados y senadores, Cambiemos aún está obligado a concertar leyes, lo cual es un síntoma excelente para la salud republicana del país.

Todo indicaría que estamos en presencia de la apertura de un ambicioso período de "reformismo permanente". Hacía tiempo que no se escuchaban estos reclamos a favor de una voluntad reformista que no fuese tributaria de la imposición, sino del acuerdo.

Pero, siempre hay un pero, un pacto amplio, exige tener en claro que no todo el sector político estaría incluido en esta empresa y que tampoco el país entraría, como por arte de magia, en una temporada bendecida por la concordia.

La dialéctica de la polarización reafirmó el liderazgo de Cambiemos, pero no termina de conformar un régimen político con sustento en una oposición leal y responsable: perdieron los referentes de un posible peronismo republicano; mantuvieron sus posiciones las oligarquías oscilantes de provincias que compran votos y reproducen su hegemonía, casi todo está igual.

Definitivamente y conforme al desastre que configura el tema jubilaciones y sueldos en Santa Cruz, un rasgo saliente de las elecciones legislativas, advierte que al electorado no solamente lo mueve el bolsillo. Dado que si esta máxima se hubiera cumplido el ex fpv, hubiera sacado no más del 10% de los votos.

En definitiva, una democracia republicana, no sólo supone una ética de la victoria, sino también una ética de la derrota. Saber ganar es fácil; más complicado es saber perder, porque se debería aceptar la legitimidad de las reglas de la competencia electoral.

Esta última dimensión aún no la demostró CFK, ni los que perdieron en Santa Cruz y el resto del país, en realidad, lo único que hicieron es mostrar un resentimiento que muestra que no admiten derrotas.

Como siempre hay tanta cantidad de interpretaciones como críticas, cuando se lanzan medidas que tienen impacto económico en el país, pero tal vez cabría fundar adecuadamente que significan las medidas económicas que tomará Macri, las cuales podrían resumirse, injustamente y velozmente en estos objetivos: reducir el déficit fiscal, y comercial y la inflación.

Como primer punto aplica decir que el mega paquete con resoluciones, decretos y proyectos de ley para tratar de encauzar los problemas de esta economía heredados en la era cristinista, y que en algunos casos, se han profundizado después, en esta era de Cambiemos.

Algunas cifras que ayudan a comprender el cuadro de situación: quizás, el resumen los problemas, es el déficit fiscal, que son 600 mil millones de pesos, el déficit comercial, es decir, los dólares que la Argentina necesita porque no los puede generar con las exportaciones -tiene un agujero comercial de seis mil millones de dólares-, y todo eso se compensa con la deuda externa, que luego del cambio de gobierno permitió que fuera financiada desde la apertura al mundo.

Hay que tener muy en cuenta, que la Argentina vive de prestado para financiar el déficit fiscal y esos dólares que ingresan son los que cubren lo que se pierde por la balanza comercial negativa, y por los servicios financieros que pagamos por la deuda.

La cúspide primordial de estos problemas está la inflación y el atraso cambiario, es decir, el dólar barato. Por tanto el déficit fiscal genera inflación, la inflación atrasa el dólar, el dólar barato genera que la Argentina no pueda producir sus propios dólares genuinos y el déficit comercial se tiene que equilibrar con el endeudamiento externo, que resulta ser una herramienta útil pero que no puede ser eterna.

Este ciclo no es algo sostenible en el tiempo. Porque, si en algún momento no se consiguen los dólares, puede haber una devaluación importante y todos sabemos cómo termina esa película.

El desastre heredado y realizado por KIcillof, De Vido y suscripto por CFK, obliga a cortar subsidios y aumentar tarifas de servicios públicos para achicar el déficit fiscal, pero esto genera más inflación y problemas de competitividad porque se elevan los costos de los procesos productivos.

Por ello, hablan como vital, el proyecto de ley, que va a plantar el concepto que mantener constante el gasto público y de esta manera achicar el déficit fiscal. Otras dos medidas son la reforma tributaria y la reforma laboral por sector, que tienen como objetivo mejorar el déficit comercial. Y todo esto con la visión de que es necesario reducir sí o sí la inflación.

El contexto económico dice que en el 2017 el rango de la inflación va a terminar en el rango de los últimos 11 años, en 22 o 23%. Por ello el gran test para 2018 es que la economía crezca más.

Nada parece alcanzar, o conformar al ciudadano de a pie santacruceño, que todo le llega tarde, fraccionado o mal, esta es una constante invariable. Pasadas las elecciones y la fiesta de los resultados, la realidad cotidiana sigue siendo la misma o tal vez peor, y más si llueven unos milímetros fuera de lo acostumbrado.

En tan solo mes y medio, vendrán los nuevos desafíos, sueldos, aguinaldo, sistema de salud, que pasara con las clases, la justicia, la seguridad, que ya muestra comisarías aquí en la ciudad que no tienen siquiera móviles policiales, porque los dos que tienen, se rompen y no tiene dinero para mantenerlos.

Lamentablemente, el escenario del fin de 2017 para Santa Cruz, es malo y el inicio del 2018 aparece como muy poco alentador.

Que Dios nos ayude…

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!