Hoy es martes 23 de abril de 2019 y son las 10:56 hs. ULTIMOS TITULOS: Para que fotos como estas sigan siendo así de increíbles, Holanda pide "selfies responsables" / Riutort volvió a cuestionar la Boleta Única: ?Nadie tiene claro cómo se vota? / Un muerto tras choque entre auto y moto en Villa General Belgrano / Denunciante del Surrbac que sobrevivió a un intento de asesinato ahora recibió una corona fúnebre en su casa / Desesperada búsqueda de un cordobés que desapareció en Buenos Aires / A los 34 años, una vida más: Microsoft anunció que "por ahora" no matará al clásico Paint / Las canciones de Santiago Maldonado contra Néstor, Cristina y el Papa: ?Era anarquista, ¿pretenden que cante la marcha peronista?? / Negri y Juez piden que Justicia investigue una denuncia contra Calvo / Militar español admitió haber asesinado a una periodista argentina durante un juego sexual / Los espacios para tus mascotas / Cómo son las ciudades imaginadas por mujeres / Llegó a Córdoba Capital la carne a $ 149 / Tres cámaras discretas / Elecciones en la UNC: ejes comunes y diferencias en las plataformas de los candidatos / Clima en Córdoba: martes húmedo e inestable / Garavano: Los niveles de impunidad de la Justicia argentina son superiores al 99% / ?Inútiles?: la bronca de un piloto contra la torre de control por dos aviones que estuvieron cerca de chocar / Macri aseguró ante empresarios que ganaría una eventual segunda vuelta contra Cristina Fernández. ¿Qué opinás? / Filipinas: 11 muertos y 24 desaparecidos por un sismo / Por qué desayunar todos los días ayuda a reducir el riesgo de muerte cardiovascular /
3 de noviembre de 2018
EL PRIMER MANDAMIENTO
Editorial RADIO NEWS Sábado 3 de noviembre de 2018.
Prof. Hugo Omar MOYANO



Para empezar esta Editorial voy a leerles algo que fue dicho en Estados Unidos hace casi 90 años.

…”Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo…

El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguien.

Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... queridos amigos... es el fin de cualquier nación.

No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”…

Este mensaje del Pastor americano, Dr. Adrian Rogers, pronunciadas en 1931, definen perfectamente a VENEZUELA; Argentina y también a la Santa Cruz Kirchnerista… ¿NO LO CREÉN?

Veamos.

La relación del Creador con su criatura más preciada (aunque resulte difícil de creer: nosotros, los seres humanos) nunca ha sido del todo llevadera. Al diseñarnos a “su semejanza” nos otorgó el libre albedrío, esto es la potestad de decidir todo lo que somos y lo que haremos sin otra interferencia que nuestra voluntad, saber y entender y ¡ con esta libertad hemos metido la pata una y otra vez! Y una y otra vez la Divinidad ha debido intervenir para disciplinar y restablecer esta relación, fundada exclusivamente en un amor cada vez menos correspondido, por cierto.

Una de las intervenciones más ampulosas, en este sentido, fue la del Monte Sinaí lugar en donde le entregara a Moisés las tablas de la ley, que contenían los preceptos sobre los cuales se establecería en más la relación entre Dios y su díscolo pueblo; es lo que en toda religión nos enseñan como “los diez mandamientos”, a los que solemos referir, según el orden escrito, como el “primer mandamiento”, el “segundo mandamiento”… y así sucesivamente hasta llegar al décimo.

Pero esto no es así, pues antes de éstos hubo otras metidas de pata y sus respectivos correctivos enunciados en prescripciones celestiales.

La más célebre desfachatez humana fue la primera, sin dudas. La desobediencia del Edén en las mismas barbas del Creador que lo molestara en grado superlativo, pues siempre la primera decepción es la más dolorosa. Allí mismo Dios concibió las herramientas de mediación estableciendo para el hombre su Primer Mandamiento:

…” Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Génesis 3;19

Se generó, entonces, la CULTURA DEL TRABAJO como método de reconciliación entre el Creador y la criatura y es por ello que desde el principio de la humanidad el trabajo constituye el mejor ordenador social y que rige las relaciones humanas en una familia, en un pueblo, en un país y en el mundo.

Quiero dejar claro que aquí he de referirme a la agonía de la cultura del trabajo desde el punto de vista político, y de ninguna manera es mi intención invadir órbitas pertinentes al pastorado, que lo saben hacer con la solvencia adecuada por lo cual pido perdón por esta impertinencia.

Esta eclesiástica introducción sirve para entender la verdadera dimensión que adquiere la cultura del trabajo, sustentada como primer mandamiento de la ley de Dios, que se sepa que no ha de ser gratuita toda intención que obre a su inhabilitación y que son las naciones que han asumido y hecho carne el primer precepto Divino y lo han transformado en cultura quienes marchan a la vanguardia de los países del mundo en riqueza, tecnología, desarrollo, felicidad y ética republicana.

La República Argentina, lamentablemente, está cada vez más lejos de esos países. Supimos ser grandes y con los festejos del primer centenario estábamos dentro de los primeros países del mundo, mientra nos alejamos del bicentenario estamos de la mitad para a atrás. La gran pregunta es ¿Qué nos pasó?

El inefable y siempre vigente Tato BORES, en uno de sus célebres monólogos nos decía que no estaba muy seguro si un día un hijo de puta sembró en la Argentina un almácigo de boludos o si en realidad fue un boludo el que sembró un almácigo de hijos de putas, pero lo cierto es que cualquiera que hubiera sido el autor el resultado es exactamente el mismo.

La decadencia de nuestro país inició cuando hubo alguien que le enseñó a alguien que se podía vivir sin trabajar en la Argentina ya que otros podían hacerse cargo de su manutención. Y este prototipo se propagó como una epidemia alentada por políticos irresponsables y demagogos que entendían (y siguen entendiendo) que el favor más grande que le pueden hacer al ciudadano es sostenerlo económicamente sin ninguna contraprestación, esto es sin trabajar. Deducen que es este cuadro el que les garantiza poder de movilización, cosecha electoral y, por lo tanto, no solamente lo sostienen, sino que además, lo desarrollan, acrecientan y expanden.

Ahora bien, créanme que para un país como el nuestro, portador de todas las condiciones para generar desarrollo y riqueza, no es moco de pavo forjar el entorno para implantar desocupación, para que la desocupación se transforme en asistencia y la asistencia en la mejor herramienta de sometimiento electoral. Es indispensable invertir en el proceso tiempo y esfuerzo; hay que trabajar mucho para eliminar la cultura del trabajo. Para un país tan formidable como la Argentina y para una provincia tan asombrosa como nuestra Santa Cruz no es fácil explicar las razones por las cuales hay cada vez más gente que percibe remuneraciones por “rascarse el higo” esto es sin hacer absolutamente nada.

Fui de los ingenuos que, frente a los resultados, pensaba en una sucesión de gobernantes santacruceños ineptos, que –pobrecitos- no les daba, ni les da la cabeza para lograr el desarrollo provincial en un territorio que lo tiene todo. Luego me di cuenta que no fue así, que el escenario social imperante (pobreza, desocupación y asistencialismo) que supimos conseguir fue una cuidada elaboración gubernamental diseñada con el único propósito de forjar y ensanchar la clientela electoral para perpetuarse en el poder y, desde allí, garantizar la vigencia del famoso “modelo” que pregonan hasta el hartazgo.

¿Y qué cosa es el “modelo” que todos los dirigentes del Frente para la Victoria, ahora todos y cada uno cargando el cadáver de KIRCHNER, juran no solamente defender, sino además “profundizar”? No es otra cosa que la enajenación de todos los recursos naturales de valor estratégico de la provincia de Santa Cruz. En efecto: en una orgía desenfrenada de mediocridad y corrupción, las multinacionales se han quedado con nuestro petróleo, nuestro gas, nuestro oro, nuestra plata, han colapsado nuestros recursos ictícolas y nos dejan incertidumbre, destrucción ambiental, las migajas de regalías y “espejitos de colores” en forma de subsidios y contribuciones para el silencio cómplice de la mayoría de los municipios santacruceños.

Todo esto no se hubiera podido hacer si, previamente, no se hubiera destruido la CULTURA DEL TRABAJO.

La célebre “movilidad social ascendente” se encuentra íntimamente ligada a la vigencia de la Cultura del Trabajo. Este valor social acompaña al progreso, al desarrollo, a la prosperidad, a la evolución generando individuos progresistas y con profundo espíritu crítico. “No necesito que nadie me regale nada porque todo lo que obtuve y lo que me propongo obtener será consecuencia directa de mi capacidad de trabajo” es uno de los slogans más preciados y que acompañó las épocas más florecientes de Santa Cruz y del país generando el nacimiento y la expansión de nuestra orgullosa clase media argentina.

La destrucción deliberada de la Cultura del Trabajo se relaciona directamente con la necesidad del gobernante de obtener adhesiones forzadas a través de prebendas como respuestas fugaces a necesidades insatisfechas generadas por los mismos gobernantes. En nuestra provincia miles de millones de dólares pasaron en estas últimas tres décadas de la misma manera que pasa el viento, sin dejar absolutamente nada. Miles de millones de dólares que cualquier mandatario hubiera transformado en riqueza y desarrollo productivo. Miles de millones de dólares que se despilfarraron en una desenfrenada orgía de corrupción e incompetencia. Miles de millones de dólares que hubieran generado decenas de miles de empleos sustentables en una provincia donde aún está casi todo por hacerse.

Frente a la disyuntiva de procurar el desarrollo sostenible en la creación de miles de puestos de empleos productivos en un proceso emancipador o la tentación de perpetuarse en el poder generando las condiciones de pobreza, sometimiento y clientelismo electoral el Kirchnerismo no dudó ni un instante y fundó su accionar sobre esta última opción pronta a cumplir 3 décadas de vigencia inquebrantable.

En vez de invertir los recursos de nuestra renta provincial en un proceso de reconversión productiva, generadora de miles de puestos de trabajo genuinos, permanentes y sustentables se optó por el facilismo irresponsable de superpoblar la administración pública a límites escandalosos multiplicando artificialmente los agentes de la planta dependiente del Estado provincial y sus Municipios y esto: colmar de empleados, amontonándolos en oficinas y despachos públicos en donde nada tienen que hacer, esto también es desmantelar la Cultura del Trabajo. Esta es y fue la matriz de Néstor Kirchner, que todos dependan de su billetera, destruyendo la cultura del trabajo.

Hoy, en la provincia de Santa Cruz, la preparación, los antecedentes, la capacidad, el compromiso, la honestidad y el respeto no cotizan a la hora de procurar un empleo. Sólo es necesario formar parte de alguna de las listas de piqueteros dispuestos a cortar calles, rutas, tomar playa de tanques, yacimientos o cuestiones por el estilo. O mostrarse como un militante activo del Kirchnerismo, por cierto. Nadie consigue nada “por las buenas”, hoy en Santa Cruz. No es imaginable un joven apersonandose a una oficina empresarial requiriendo virtuosamente un puesto laboral. La ponderación del transgresor o del militonto a la hora de luchar por un empleo no solamente es una panegírico de la agresión o la sumisión, también la injusticia contribuye a la destrucción de la Cultura del Trabajo.

Hoy, en la provincia de Santa Cruz, la mano de obra se ha tornado sospechosa. Los empresarios prefieren pagar los costos del transporte y alojamiento de miles de operarios traídos de varios puntos del país antes que “aventurarse” a contratar mano de obra autóctona o sea local. Es más aún: consideran preferible subvencionar a empleados santacruceños para que permanezcan en sus domicilios antes de arriesgar a contarlos en sus planteles. Este escenario no discrimina y terminan pagando justos por pecadores. Este descarrío al que ha llevado a la sociedad un gobierno que solo actúa bajo presión también contribuye a la destrucción de la Cultura del Trabajo.

En fin: queda largamente demostrado que la destrucción de la Cultura del Trabajo es el eje del célebre “Modelo” al que todos los funcionarios y dirigentes del Kirchnerismo no sólo juran defender, sino que además prometen “profundizar”. Y nunca más atinado el término: “profundizar”; porque mientras el modelo se “profundiza” la sociedad está cada vez más hundida.

Los próceres de nuestra historia han dejado sus máximas para el porvenir. San Martín nos decía: “Serás lo que debes ser o no serás nada”, Sarmiento ya desde su sitial presidencial nos proponía: “Gobernar es poblar”. Asimismo y ya en otros tiempos Juan Domingo PERÓN proclamaba: “Gobernar es dar trabajo”o “que cada argentino debe producir –por lo menos- lo que consume”, por lo cual cabría la siguiente pregunta: ¿qué clase de peronista es un gobierno que se ha encargado sistemáticamente de demoler la cultura del trabajo, e instalar allí la cultura del ocio y la prebenda?

¿Cuáles son los motivos por los cuales un gobierno potencia la holgazanería, promueve la ociosidad e incentiva el sedentarismo, procurando día a día que cada vez más sectores sociales se incorporen al deporte más apreciado y estimulado por el Kirchnerismo: el “alpedismo”?

¿Hasta dónde pretenden llegar?

Y en respuesta a este dilema encuadro y reitero aquí la frase del Pastor norteamericano Adrian Rogers, pronunciada en 1931 y que transcribiera en el epígrafe:

“Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.

El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguien.

Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... queridos amigos... es el fin de cualquier nación…”

No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola.”

Cuando una banda de corruptos llega al poder no ha de valerse de medios virtuosos para perpetuarse y conservarlo. Los electores deben ser transformados en “clientes” y para esta metamorfosis se requiere la sujeción plena al asistencialismo estatal lo cual no se logra si no se elimina la autonomía personal del ciudadano que vive y progresa en dignidad con un honrado puesto de trabajo.

A Santa Cruz, con sólo 300.000 habitantes poblando un territorio tan inmenso como formidable dotado de todas las riquezas (oro, plata, petróleo, gas, pesca, turismo, carbón, ganadería, viento, lagos, montañas, ríos, océanos), le sobran posibilidades para la creación de cientos de miles de puestos de trabajo permanentes y sustentables. No se hace porque no se quiere, o –mejor dicho- porque a los que gobiernan no les conviene, ni el pleno empleo, ni el crecimiento, ni el desarrollo, ni la generación de riquezas.

En fin: la ciudadanía está harta de escuchar una y otra vez a funcionarios de distinto pelaje chantas, mentirosos, corruptos e inservibles, pararse frente al pueblo y sobre una Biblia que no se cansan de insultar, jurar por Dios y la Patria desempeñar sus tareas con lealtad y patriotismo.

Sepan que al transformar la ciudadanía en vasallaje no solamente se agravia a la patria, sino que también se ofende seriamente a Dios.

Tengan claro que un día Dios y la Patria se lo han de demandar, porque está visto que con que se lo demande la mayoría del pueblo santacruceño para los KIRCHNER, por ahora, no alcanza.

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

Contracara

de 10.00 a 14.30

 

DEJA UN MENSAJE

 

 
 

Estamos en TuneIn

 

 

RadiosNet