Hoy es martes 25 de septiembre de 2018 y son las 04:51 hs. ULTIMOS TITULOS: Sin colectivos ni bancos, el paro general será contundente en toda la provincia / Vender droga con niños, perdición para la banda / La Justicia resolvería hoy qué hará con la toma del Pabellón Argentina / Bitex quiere crecer en Córdoba con pagos al exterior en bitcoins / Córdoba permitirá la construcción de monoambientes / Campañas que ayudan / Brasil: el déficit comercial saltó un 181% en lo que va del año / Ganancias: entre la demagogia y la equidad / A 105 años de una ley de Alfredo Palacios / El cementerio de pinos suma riesgos de fuego en Calamuchita / El presidente de Cuba denunció en la ONU la nueva carrera armamentística / Jubilado murió a golpes en un asalto sufrido en su domicilio / El joven que hizo su CV a mano está más cerca de conseguir trabajo / Macri confirmó que irá por la reelección y vaticinó que en 2019 habrá crecimiento / Marco Lavagna: ?La economía tiene problemas profundos? / Senadores de EE.UU. quieren más presión sobre Nicolás Maduro / El sindicalismo opositor se adelantó con un acto masivo en Buenos Aires / Alumno, ¿estás donde estás? / Hace 100 años: Argentinos en la guerra / Fecundart: los especialistas del instituto también están on line /
10 de marzo de 2018
Es rentable la producción de carbón? no, en Santa Cruz no lo es, no lo ha sido desde hace más de una década, y en las actuales circunstancias está lejos de serlo.
Los mineros del carbón. Editorial profesor Hugo Moyano.

Soy de los que piensan que toda actividad productiva debe ser muy bien remunerada. Tanto como quien en los valles producen manzanas, peras o duraznos; o en nuestra pampa húmeda producen soja, trigo o girasol; o en nuestros mares langostinos, calamares o merluza.

Pero entiendo perfectamente que el laboreo minero debe tener una retribución especial porque siempre va acompañado de riesgos, esfuerzos especiales y –especialmente- porque se trata de tareas extractivas de recursos NO RENOVABLES. Y que si tal trabajador por su tarea hoy debe cobrar 100.000 pesos o más, pues bien se lo merece, por cierto. No es lo mismo recoger manzanas de un árbol que meterse decenas de kilómetros bajo una montaña para arrancarle a la tierra el oro, la plata o el carbón.

La discusión en las comunidades de nuestra Cuenca Minera no debiera ser el “cuantos ni el cuánto”, debiera ser el “cómo”.

¿Cómo se debiera financiar el sueldo de un minero? La respuesta es simple, elemental: como cualquier otra actividad productiva, por cierto: con la renta del producto. Por el valor comercial del mineral siempre sujeto a las reglas capitalistas de la oferta y la demanda.

Tal como quien produce papas, trigo, batatas, soja, manzana, durazno, peras o cereza, el sueldo de los trabajadores siempre fue, es y será directamente proporcional a la renta que se obtiene del producido. Esta es la lógica en la que desenvuelve toda la actividad productiva. No creo que esto sea una genialidad, de ninguna manera. Es del más elemental sentido común… verdad?

Santa Cruz tiene trabajadores mineros en distintas actividades. Los hay quienes producen petróleo y gas; los hay quienes producen oro y plata… y los hay quienes producen carbón.

Y por supuesto en un esquema productivo equivalente a producción plena de todos estos recursos naturales, no voy a descubrir el agujero del mate si manifiesto aquí que en estos tiempos no es lo mismo producir oro y plata, que petróleo y gas… o producir carbón.

Convengamos que la demanda sobre tales productos no es la misma y las urgencias sociales –por razones obvias- priorizan la actividad vinculada a la producción del petróleo y gas, antes que el oro, la plata o la del carbón mineral.

Volviendo a la lógica que rige la sustentabilidad de las actividades extractivas los santacruceños deberíamos preguntarnos y respondernos con absoluta franqueza:

Es rentable a producción de petróleo y gas? Por supuesto que lo es.

Es rentable la producción de oro y plata? Claro que lo es.

Es rentable la producción de carbón? No… en Santa Cruz no lo es, no lo ha sido desde hace más de una década, y –en las actuales circunstancias- está lejos de serlo.

¿Puede serlo? Por supuesto que puede, si la actividad se reencauza en la lógica fundacional que indica que en una empresa minera se debe vivir, progresar y desarrollarse con la comercialización de su producción. Esta no solamente es la esencia de cualquier labor productiva, en cualquier país y en cualquier tiempo sino que –además- fue el fuego convocante que encendió la mecha del impulso original que permitió la fundación y el progreso de 3 maravillosas comunidades santacruceñas, como lo son Río Turbio, Julia Dufour y 28 de Noviembre.

La GENERACIÓN DE RIQUEZA acompañando a la señera CULTURA DEL TRABAJO fueron los valores que convocaron a nuestros pioneros que en el siglo pasado no vinieron a Santa Cruz ni “a rascarse”, ni a buscar subsidios, ni favores políticos… en un salto térmico de 50° (desde 40° sobre cero a 10° bajo cero) vinieron del noroeste a SUDAR, VINIERON A PRODUCIR.

Para el Kirchnerismo ese modelo es inadmisible. Ellos reniegan de la autonomía y el libre albedrío que forja la calidad del ciudadano que vive y prospera merced a su propio esfuerzo y no requiere del Estado más que lo que el Estado tiene la obligación de brindar: Educación, Salud, Seguridad y Justicia.

Ese ciudadano laborioso, enérgico, emancipado y crítico fue demolido por el Modelo K que durante un cuarto de siglo no hizo otra cosa que instalar haraganería, sumisión, subordinación y clientelismo electoral. El Kirchnerismo compareció a la historia con el único propósito de saquear y –para ello- la suficiencia ciudadano era un estorbo al que había que reemplazar por fragilidad, vulnerabilidad, sometimiento y dependencia acrítica.

El yacimiento carbonífero sucumbió a este raciocinio de la misma manera que sucumbieron todos los organismos del Estado, todos los Municipios y Comisiones de Fomento que - QUINTUPLICANDO SUS PLANTELES - fueron el muro de contención del éxodo laboral emanado de la deliberada destrucción de las actividades productivas. Esta migración desde el empleo productivo y privado al administrativo y público no fue otra cosa que la metamorfosis de la ciudadanía al clientelismo.

La Empresa fue arrastrada por el Kirchnerismo a la lógica clientelar y anuló cualquier posibilidad de sustentabilidad productiva. YCRT fue tomado como “botín electoral” del Frente para la Victoria y transformada en un organismo del Estado más, tal como cualquier municipio, cualquier ministerio o cualquier comisión de fomento, por lo cual simultáneamente a la reducción drástica de la producción paradójicamente se incrementaba artificialmente su planta de personal a límites insostenibles y se repartían sueldos y privilegios tan exorbitantes como injustificados.

Hoy un empleado del carbón que no produce, cobra en promedio el doble al triple que trabajadores del oro, la plata y el petróleo QUE SI SE PRODUCEN, que sí generan riquezas y que aportan regalías al Estado. Y se da aquí esta tremenda contradicción: mineros que producen oro, plata, petróleo y gas financian a los mineros que no producen nada, no solo en sus sueldos exorbitantes; además en sus exenciones impositivas, en sus pasajes anuales para el grupo familiar, en sus servicios básicos (luz, gas, agua) y en la compensación jubilatoria, entre otros privilegios inconcebibles para una empresa deliberadamente insolvente.

Por eso lo que está pasando en Río Turbio es natural que pase. La Cuenca Carbonífera hoy se ha transformado en el campo de batalla en donde se dirimen las dos nociones:

- La de la concepción original que procura volver a “La Empresa” de un yacimiento productivo, sustentable, que progrese, crezca y prospere en base a sus utilidades netas, para lo cual proponen corregir los desenfrenos K y VOLVER A SACAR Y VENDER CARBÓN.

- La del Kirchnerismo que pretende prorrogarse sosteniendo la expansión sin productividad y exigiendo a los demás santacruceños y a todos los argentinos que subsidien totalmente su RED CLIENTELAR autóctona sostenida en un crecimiento tan sostenido como artificial.

La familia KIRCHNER cree haber encontrado los motivos para librar su “Guerra Santa” contra el gobierno de MACRI y es entonces que representando a su inamovible 30% al que –una vez más- sumaron la izquierda delirante de DEL PLA se hermanan y congregan en las comunidades de la Cuenca para esconderse detrás de la obvia bronca de los despedidos y desde allí defenderse de la Justicia, proclamando a los santacruceños y al país:

Que Julio DE VIDO es más inocente que Don Bosco.

Que PÉREZ OSUNA es Ceferino Namuncurá.

Que Matías Mazú es Domingo Savio.

Que Romina MERCADO es la madre Teresa de Calcuta.

Y .especialmente- QUE TODOS AQUELLOS QUE SAQUEARON LA EMPRESA SON INOCENTES PERSEGUIDOS POLÍTICOS.

En este enfrentamiento, o estás de un lado o estás en el otro. Aquí hay Corea del Norte y Corea del sur; NO HAY COREA DEL CENTRO.

Particularmente soy un defensor del cambio e insisto que esta discusión no debiera tratarse ni de cuántos, ni de cuánto; si de “como” Y en este convencimiento defiendo el interés del verdadero minero, el de aquel que quiere trabajar y sacar el carbón “de una BUENA vez”.

Y es que estos mineros –los verdaderos- los que no ingresaron por algún “enjuague político, ni sindical” saben que solamente produciendo asegurará la sustentabilidad del yacimiento y con él su futuro y el porvenir de sus familias, como en cualquier actividad productiva; saben –además- que, si los dejan, pueden hacerlo.

Producción, venta, creación de riqueza, sustentabilidad; se trata solo de esto. Porque ese minero entiende perfectamente que puede vivir dignamente de su sudor y dejar de depender vergonzosamente de la dádiva estatal.

Así, de esta manera y gradualmente se deben disminuir los aportes del Tesoro Nacional proporcionalmente al gradual incremento de la producción en mina hasta que llegue el momento en que la sustentabilidad vuelva a ser un hecho incontrastable en YCRT y cubra el 100% de los gastos de La Empresa.

Entonces sí, el “cuantos y el cuánto” no serán prerrogativas de políticos demagogos, populistas e irresponsables y si será la consecuencia inmediata de la recuperación de la CULTURA DEL TRABAJO que forjó el progresismo de las comunidades de la Cuenca.

Y –finalmente- si tienen que haber 5000 mineros que cobren 200.000 c/u pues LOS HABRÁ, y será entonces porque HACEN FALTA a una actividad productiva Y RENTABLE que tranquilamente lo puede financiar.

Y está, amigas y amigos, debería ser la visión de cualquier minero bien nacido.

 

Prof. Hugo Omar Moyano

 


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

   

DEJA UN MENSAJE

 

 
 

Estamos en TuneIn

 

 

RadiosNet