Hoy es domingo 24 de junio de 2018 y son las 05:46 hs. ULTIMOS TITULOS: Menos madres adolescentes en la ciudad / Más inflación y más recesión, lo que viene para el segundo semestre / En organismos clave, falta la mitad de las declaraciones juradas / Acusan a dos gendarmes de hacer ?la del tero? / Perturbadoras señales / Otro golpe de la Corte a la estrategia política de Lula / Los grafitis en las aulas, una forma de saberse adolescentes / Masacre narco a los tiros: cuatro muertos / Aborto legal: se amplía la grieta en el Senado / Fondos específicos, la otra disputa millonaria entre Schiaretti y Cambiemos / A falta de tesis esenciales, prosperan las pequeñas tesis / Colombia, un país inmune a la izquierda / El cliente impone la evolución / Tácticas para evitar el naufragio / Dos tragedias que por ahora son interrogantes / Cordobeses desarrollan una app para futbolistas amateurs / Para la CGT, el paro será ?contundente? / La pelea que resume todos los conflictos / El rebelde embrujo de los años pares / Luis Paoloni: ?Los jueces de Córdoba son magníficos? /
11 de julio de 2017
Candidatos testimoniales, un producto más del modelo Nac&Pop
Candidaturas testimoniales son un fraude a cara descubierta

El ingreso a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires tiene un proyecto de ley que obliga a los candidatos que estén ejerciendo un cargo electivo a presentar la renuncia ante el órgano correspondiente para que sea aceptada si es designado a través de los nuevos comicios, con el objetivo de terminar con las candidaturas testimoniales. Al respecto opinó para Télam el diputado Maximiliano Abad, integrante del bloque de Cambiemos y autor de la iniciativa sabe que es difícil encontrar un adjetivo para explicar la actitud de un dirigente que firma una candidatura, la presenta en la Justicia y pide que lo voten para un cargo al que, desde un primer momento, sabe que nunca va asumir. Es difícil encontrar el adjetivo y que no quede minimizado tamaño fraude, y es imposible explicarlo a los ojos del mundo: candidatos que no quieren ocupar cargos y que solo firman una candidatura que supone un compromiso público y colectivo, por mera especulación personal y partidista. Esa perversa metodología, inaugurada en 2009 por el Frente para la Victoria, se convirtió una estrategia política que algunos tildan, buenamente, de maquiavélica; pero que cualquier persona de bien, señalaría como un acto de absoluto cinismo. La Argentina está en medio de un río, en 2015 decidimos cruzar desde la orilla de un subdesarrollo económico con debilidad institucional e inequidad social hacia la otra vera, la de un país normal, con un sistema de premios y castigos, igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades y previsibilidad, para nosotros y para el mundo. Este camino a nado, es complejo, dificultoso por momentos y está plagado de riesgos. Tal vez, el mayor de estos, no tiene que ver con lo económico, como muchos creerán, y ni siquiera con la Justicia, como otros sostendrán. El mayor riesgo, es pretender construir un país serio con un sistema político desacreditado y dirigentes políticos sin altura moral, conducta ética y credibilidad pública. Por este cauce pasa el riesgo de naturalizar definitivamente las testimoniales. Una maniobra de este tipo, no hace más que dotar de sospecha al acto colectivo más valioso y fundante en una democracia: la elección de representantes. Una maniobra de esta naturaleza, no hace más que desprestigiar a una dirigencia política que debe primero generar confianza para después, crear expectativa. En un sistema democrático, las divergencias son la regla, la pluralidad es un valor y la diversidad es parte sustancial del juego político. Pero estas divergencias, esa pluralidad y la valiosa diversidad, deben administrarse en un marco común con reglas claras, universales e igualitarias. Contra ese pilar atentan las testimoniales. Debemos evitar que esa maniobra, que para algunos es una picardía y para quienes amamos la democracia es un fraude, forme parte de la bastardeada cultura política nacional. Necesitamos que quien asuma una candidatura, firme conjuntamente, el compromiso de asumir el cargo. Esto, que puede parecer una obviedad, no lo es en una Argentina donde convive la voluntad de construir futuro con la desesperada vocación por regresar al pasado. Maximiliano Adad Fuente Télam


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

   

DEJA UN MENSAJE

 

 
 

Estamos en TuneIn

 

 

RadiosNet