Hoy es viernes 20 de abril de 2018 y son las 13:24 hs. ULTIMOS TITULOS: Macri destacó la figura de Alfonsín / ¡Qué coqueta! Mariana Fabbiani confesó qué parte de su cuerpo no le gusta / Noche de las vacunas: lo que tenés que saber para ir hoy al Pediátrico / Sigue el misterio en Brasil: no aparece el navegante y la familia volvió a Argentina / Así es el monumento a Alfonsín que se inaugura en La Plata / Investigan denuncias de abusos entre niños en una escuela de Carlos Paz / Se viene el 52º workshop turístico de ACAV / Mestre, duro con Daniele, Schiaretti y sobre la situación de Epec / Ataque en una escuela de EE.UU.: una persona fue herida en una balacera / ?Fueron días difíciles?: Adabel Guerrero explicó por qué no muestra a su bebé / La Inspección General de Justicia multó a la escuela del gremio de Camineros / Son mendocinos, viajan por el mundo vendiendo cerveza artesanal y sueñan con llegar al Mundial en Rusia / Estudiantes de la UTN Córdoba tienen una incubadora para sus proyectos / Mataron a ladrillazos a un canguro en un zoológico de China / Lluvias en continuado hasta el miércoles / Se espera más calor para la ciudad de Córdoba / El Episcopado pidió evitar divisiones en el debate por el aborto y aclaró su postura: "Vale toda vida" / Coparticipación: dura respuesta del mestrismo a la Provincia / Según documentos, Trump habló al exdirector del FBI de prostitutas y periodistas / Imputaron a un dirigente de AFA por los abusos en Independiente /
11 de julio de 2017
Candidatos testimoniales, un producto más del modelo Nac&Pop
Candidaturas testimoniales son un fraude a cara descubierta

El ingreso a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires tiene un proyecto de ley que obliga a los candidatos que estén ejerciendo un cargo electivo a presentar la renuncia ante el órgano correspondiente para que sea aceptada si es designado a través de los nuevos comicios, con el objetivo de terminar con las candidaturas testimoniales. Al respecto opinó para Télam el diputado Maximiliano Abad, integrante del bloque de Cambiemos y autor de la iniciativa sabe que es difícil encontrar un adjetivo para explicar la actitud de un dirigente que firma una candidatura, la presenta en la Justicia y pide que lo voten para un cargo al que, desde un primer momento, sabe que nunca va asumir. Es difícil encontrar el adjetivo y que no quede minimizado tamaño fraude, y es imposible explicarlo a los ojos del mundo: candidatos que no quieren ocupar cargos y que solo firman una candidatura que supone un compromiso público y colectivo, por mera especulación personal y partidista. Esa perversa metodología, inaugurada en 2009 por el Frente para la Victoria, se convirtió una estrategia política que algunos tildan, buenamente, de maquiavélica; pero que cualquier persona de bien, señalaría como un acto de absoluto cinismo. La Argentina está en medio de un río, en 2015 decidimos cruzar desde la orilla de un subdesarrollo económico con debilidad institucional e inequidad social hacia la otra vera, la de un país normal, con un sistema de premios y castigos, igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades y previsibilidad, para nosotros y para el mundo. Este camino a nado, es complejo, dificultoso por momentos y está plagado de riesgos. Tal vez, el mayor de estos, no tiene que ver con lo económico, como muchos creerán, y ni siquiera con la Justicia, como otros sostendrán. El mayor riesgo, es pretender construir un país serio con un sistema político desacreditado y dirigentes políticos sin altura moral, conducta ética y credibilidad pública. Por este cauce pasa el riesgo de naturalizar definitivamente las testimoniales. Una maniobra de este tipo, no hace más que dotar de sospecha al acto colectivo más valioso y fundante en una democracia: la elección de representantes. Una maniobra de esta naturaleza, no hace más que desprestigiar a una dirigencia política que debe primero generar confianza para después, crear expectativa. En un sistema democrático, las divergencias son la regla, la pluralidad es un valor y la diversidad es parte sustancial del juego político. Pero estas divergencias, esa pluralidad y la valiosa diversidad, deben administrarse en un marco común con reglas claras, universales e igualitarias. Contra ese pilar atentan las testimoniales. Debemos evitar que esa maniobra, que para algunos es una picardía y para quienes amamos la democracia es un fraude, forme parte de la bastardeada cultura política nacional. Necesitamos que quien asuma una candidatura, firme conjuntamente, el compromiso de asumir el cargo. Esto, que puede parecer una obviedad, no lo es en una Argentina donde convive la voluntad de construir futuro con la desesperada vocación por regresar al pasado. Maximiliano Adad Fuente Télam



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
Contracara
de 10.00 a 14.30
 

DEJA UN MENSAJE

 

 
 

Estamos en TuneIn

 

 

RadiosNet